atletismo | campeonatos de españa pista cubierta

A Marco sólo le queda un escalón

El sevillano domina la gran final de los campeonatos de España y Olmedo manda en los 1.500

VALENCIA Actualizado:

Paco Gil debe andar con tiento antes de una final como la de ayer. Suyos eran los dos favoritos de la gran final de los Campeonatos de España en Valencia: Luis Alberto Marco y Kevin López. Los dos sevillanos dominaron la carrera de los 800 metros. Cada uno a lo suyo: Marco tomando la cabeza y la cuerda desde el principio, y Kevin esperando el momento de contraatacar con su maravillosa aceleración. Y así fue hasta la última vuelta, en la que el subcampeón de Europa demostró que es un especialista de la pista cubierta, donde, con sólo 24 años, encadena un éxito tras otro. Con 20 años quedó cuarto en su debut en un Europeo en sala. Con 22 ya subió al podio con una plata.Y en España no ha dejado escapar un campeonato nacional en las últimas cuatro temporadas.

Ahora, dentro de dos semanas, le queda subir el último escalón, el triunfo en el Europeo 'indoor' de París (del 4 al 6 de marzo). En la pista cubierta, claro, donde se maneja como pocos. Como volvió a demostrar ayer, impidiendo que Kevin, con David Bustos descolgado después de un tropiezo, le superara. Marco evita la etiqueta de especialista en sala. Aunque más por reivindicar sus logros al aire libre -fue finalista en el último Europeo-. Su compañero de entrenamiento, el subcampeón, no tiene duda. "Aquí es el número uno, lo ha demostrado. En pista cubierta es complicadísimo ganarle".

Kevin López tampoco es cojo. Y, sobre todo, es un ganador. Así lo expresó antes de su debut en el Europeo de París. "La excusa de que soy joven y voy a aprender ya ha pasado. El primer puesto en el ranking europeo del año me da mucha confianza. Voy a luchar por una medalla y si uno mismo no cree que es posible..." Más comedido fue Marco, quien después de imponerse con un tiempo de 1:50.42, recordó que en los 800 el sistema de clasificación hasta la final es muy traicionero. "En un campeonato como ese hay que ir paso a paso, así que mi primer objetivo es llegar a la final".

En la fila de los ambiciosos también se alinea Diego Ruiz, otro subcampeón de Europa, quien, pese a quedar segundo en la final de los 1.500 de Valencia, por detrás de Manolo Olmedo (3:45.93), otra vez demoledor en la recta, considera que a París hay que ir con la pretensión de superar su último resultado. "Al Europeo voy con la idea de mejorar la plata de hace dos años", dijo, amenazante, después de una final en la que Juan Carlos Higuero, tercero, superado por sus dos rivales en los últimos metros, se ganó el derecho a estar en París-Bercy.

El mediofondista de Aranda de Duero, que sólo llevaba una carrera de 800 en el bolsillo después de casi medio año de rehabilitación, necesitaba probarse y demostrar que está en condiciones de cumplir en el Europeo. Ha demostrado que va en progresión y que estas dos semanas le pueden bastar para terminar de afinar. Atrás deja mucho trabajo. Desde que se operó del pubis en agosto, y dejando un mes de reposo, comenzó con sesiones de láser y magnetoterapia, después trabajó en la piscina, y en los últimos meses, con cuatro horas de rehabilitación al día, completó 270 horas en el gimnasio y 70 con los fisioterapeutas.