Promesas con letra pequeña

Facua registra las primeras reclamaciones sobre las promociones relacionadas con el triunfo de la selección

MADRID Actualizado:

Apenas habían transcurrido doce horas desde que el capitán de la selección, Iker Casillas, levantara la Copa del Mundo por primera vez y los consumidores empezaban ya a tener problemas con algunas de las empresas que habían prometido devolver el importe de la compra de algunos de sus productos si la Roja se alzaba con el triunfo en Sudáfrica.

El avión que trasportaba a los jugadores aún no había aterrizado en el aeropuerto de Madrid cuando la asociación de defensa de los consumidores Facua-Consumidores en Acción anunciaba que ya había comenzado a recibir quejas por incumplimiento de algunas de estas promociones. En concreto, señalaba que Toshiba se estaba negando a devolver el importe de los ordenadores y televisores incluidos en su promoción «Si la Roja gana, tú ganas» a los usuarios que no se registraron en su web.

La campaña desarrollada por el fabricante de tecnología se promocionaba con el eslogan «compra un nuevo portátil Toshiba con el nuevo procesador Intel Core i5 del 2010, o un televisor Toshiba, y si España gana la final te devolvemos todo tu dinero». Sin embargo, el reclamo «omitía el elemento esencial» de la necesidad de registrar la compra en la página web, algo que, a juicio de la asociación de consumidores, «debió haberse destacado en la publicidad».

Toshiba, por su parte, negó la acusación de publicidad engañosa formulada por la asociación de consumidores y aseguró que los términos y condiciones de la promoción eran «claros», accesibles a través de su página web, a la que remitía la publicidad, y, además, se encontraban registrados ante notario.

La denuncia presentada ayer podría ser la primera de una larga serie, ya que muchas empresas intentaron animar sus ventas en las semanas previas al Mundial prometiendo cheques regalo o la devolución del dinero si la Roja se alzaba con el título. En este sentido, la pasada semana Facua ya advirtió de que las irregularidades, sobre todo en pequeños establecimientos, podrían ser

numerosas.