MotoGP

Rins le arrebata el triunfo a un Márquez que acaricia el título tras la caída de Dovizioso

El piloto de Suzuki se cuela primero en la recta por 13 milésimas sobre el de Honda, con Viñales tercero en el Gran Premio de Gran Bretaña

Actualizado:

Se llevaba Marc Márquez la mano a la cabeza, preguntándose qué había pasado, cómo había pasado. Una victoria arrebatada, otra vez, en la última curva, por apenas 13 milésimas. Y no era una mancha roja la que lo superó. Sino azul, clarito. Suzuki. Álex Rins. Cómo había pasado. [ Resultados del GP de Gran Bretaña]

Pasó en un suspiro, pero la jugada estaba pensada desde hacía muchas vueltas atrás. Rins y Márquez se midieron durante buena parte del Gran Premio de Gran Bretaña. Un tira y afloja que para el español tenía como aliciente sumar un triunfo más, agarrado casi de forma definitiva el título mundial porque Fabio Quartararo se llevó por delante a Andrea Dovizioso en los primeros metros. En el suelo, con la moto incendiada, casi todas sus opciones de pelearle la corona al español. Casi porque las matemáticas todavía no dicen lo contrario, pero, en sensaciones, victorias, mala y buena suerte, está hecho.

Así que en la pista, el orgullo de Márquez, con 60 poles en 120 carreras de MotoGP, con récord de la pista, con ganas de asegurar el sexto título de la máxima categoría en siete años cuanto antes. Y quería el de Honda resarcirse de aquella derrota en la última curva en Austria con Dovizioso. Así que tiró, exprimió la moto hasta los límites, rueda de atrás por los aires en varias frenadas, lideró casi todas las vueltas, solo permitió que Rins lo pasara apenas unos segundos para estudiar lo que tenía, cómo iba, qué necesitaba.

Pero en ese estudio también estaba Rins investigando cómo, cuándo y dónde podría atrapar la cabeza. Dejó que la Honda se pusiera primero de nuevo y la analizó, mucho más suave la Suzuki, más atrevido el piloto porque probó por ambos flancos. Primero de forma tímida, en el suspiro final, de forma contundente. Porque Rins engañó a Márquez en la penúltima vuelta. Le enseñó la moto por el exterior y el de Honda tomó nota. En la última vuelta, el de Cervera se abrió lo suficiente para evitar ese tirón de la Suzuki, pero Rins ya había decidido que la victoria estaba por el interior. Por 13 milésimas. La mano en la cabeza de Márquez. El cómo había pasado.

«Perder en la última recta no es la mejor sensación. Sabía que tenía una buena oportunidad, y he estado toda la carrera en cabeza. Presioné los neumáticos porque me preocupaban los pilotos de Yamaha. Si llegaban podía terminar tercero o cuarto y apreté para liderar. En la última vuelta perdí el tren delantero y Rins tenía más agarre y me adelantó», analizaba Márquez. «Ha sido increíble. No tengo palabras. He estado cerca de cometer un error porque a falta de dos vueltas pensaba que era la última. Por eso lo adelanté por el exterior. Traté de aguantar la goma y luego fui más rápido que él en la última», explicaba Rins.

Una victoria por 13 milésimas. Y ya son dos derrotas consecutivas las que suma también Márquez quien, sin embargo, se marcha del Gran Premio de Silverstone mucho más cerca de su sexta corona de MotoGP. «Feliz por el campeonato. No por la carrera. Mi objetivo era el campeonato y quería sacar los máximos puntos posibles. Nos vamos de Silverstone con 78 puntos de ventaja», sonrió el de Honda a pesar de esas 13 milésimas.