Motociclismo

Muere Antoni Salom, el patriarca de la moto

Desde Mallorca, desde su tienda de Motos Salom, ayudó a muchos pilotos a tener moto, competir y llegar al Mundial

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Recuerdo cuando Jorge Lorenzo me contaba sus comienzos en el mundo del motociclismo. Iba a comprar motos o accesorios a la tienda de Antoni Salom ¿Qué piloto o amante de las dos ruedas que viviera en Mallorca no ha comprado en Motos Salom?

Ayer se marchó al cielo junto a Luis Salom y a Ángel Nieto y allí organizará carreras que competirán con las de Carmelo Ezpeleta en el Mundial

Ayer se marchó al cielo, junto a su nieto Luis, junto a Ángel Nieto, el patrón de la saga, Antoni Salom, patriarca del motociclismo en la isla, competidor sobre la moto, emprendedor, creador de carreras y un líder comercial del sector. Antoni apoyó a muchos pilotos. Fue su mentor. Desde su tienda ayudó a correr a muchos chavales que deseaban triunfar. Desde su taller colaboró y fomentó muchos eventos de carreras. Y saltó a la península a extender su legado comercial.

El motociclismo español está de luto. Se ha marchado un referente que trabajaba en la sombra. Era feliz al ver en en el Mundial a chavales a los que había empujado.

«Don Toni» inyectó ese amor por el motociclismo a sus hijos, José Luis, Toni y Xisca. Y a sus nietos, David, Toni y el desaparecido Luis Salom, que murió en el circuito de Montmeló cuando se entrenaba para disputar la carrera de Moto2.

Aquella muerte, hace tres años, fue un duro golpe para la familia. Los tres nietos fueron un orgullo para «el abuelo» con sus victorias y títulos. Ayer se marchó al cielo junto a Luis Salom y a Ángel Nieto y allí organizará carreras que competirán con las de Carmelo Ezpeleta en el Mundial.