Sito Pons, en el podio del GP de Indianápolis de 2015
Sito Pons, en el podio del GP de Indianápolis de 2015 - Pons Racing

MotoGPSito Pons, acusado de un delito de fraude fiscal

La Fiscalía le imputa una deuda de más de 400.000 euros por impago del IRPF al simular que residía en el Principado de Mónaco

BarcelonaActualizado:

Un juez de Barcelona ha admitido a trámite una querella de la Fiscalía contra el excampeón mundial de motociclismo Sito Pons, acusado de defraudar en 2010 un total de 445.992 euros al no efectuar la declaración del IRPF alegando falsamente que vivía en Mónaco, donde estuvo tres días.

En su querella, que ha sido admitida a trámite por el titular del juzgado de instrucción número 8 de Barcelona, la Fiscalía sostiene que Sito Pons ha simulado desde el año 1988 que residía en el extranjero, primero en Mónaco y a partir de 2013 en Reino Unido, «con la exclusiva finalidad de eludir el cumplimiento de sus obligaciones fiscales en España».

Pese a declarar que vivía en el extranjero, el ministerio público apunta que Sito Pons residió de forma «efectiva y de manera habitual» en su domicilio de Barcelona durante todo el año 2010, en el que no presentó declaración del IRPF, por lo que dejó de ingresar a la Agencia Tributaria 445.992,05 euros, «produciendo así un perjuicio económico a la Hacienda Pública por este mismo importe».

Según detalla la fiscal en su querella, con el fin de no tributar el IRPF del ejercicio de 2010 por los ingresos obtenidos, Sito Pons declaró formalmente que residía en el Principado de Mónaco y «simuló» su residencia en un apartamento de la Avenida Princess Grace de Montecarlo, en la que tan sólo estuvo tres días, coincidiendo con la celebración de un evento deportivo.

El bicampeón del mundo de 250cc en 1988 y 1989 alquiló el apartamento en Montecarlo y contrató un seguro de vivienda, con lo que consiguió que las autoridades monegascas le concediesen el permiso de residencia, según la Fiscalía.

Pese a ello, en el apartamento no se produjeron consumos de agua y no consta, según la querella, que se registraran consumos de luz que concuerden con la presencia de una o varias personas residiendo en el inmueble.

En su escrito, la fiscal resalta, como muestra de que Pons residía en Barcelona, que utilizaba de forma frecuente y casi exclusiva el Aeropuerto de El Prat (Barcelona) para acudir a las distintas competiciones en las que participaba su escudería, Pons Racing, y que además la mayoría de sus compras y gastos los efectuaba en España.

Además de simular su residencia en Mónaco, sostiene la fiscal, el expiloto también se valió de un entramado de empresas que creó y adquirió con la colaboración de dos asesores, Enrique E.M. y Carlos M.S., a los que el ministerio público también pide investigar.

Para la fiscal, el piloto creó una infraestructura con empresas radicadas en paraísos fiscales, con el objetivo de ocultar a Hacienda y en otras jurisdicciones su actividad real y los ingresos que obtenía, para eludir así el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.

La principal vía de ingresos del expiloto en 2010 procedía de la gestión de la escudería Pons Racing, que participaba en las World Series by Renault en automovilismo y en la categoría de Moto2 en el Campeonato del Mundo de motociclismo.

En el ejercicio 2010, el patrimonio de Pons estaba constituido por su escudería, por dinero en cuentas bancarias en Suiza y Montecarlo, activos financieros y bienes inmuebles en España, según detalla la querella

La Fiscalía resalta que la gestión y dirección de la escudería, así como del entramado de empresas que constituyó el expiloto, se realizaba desde unas oficinas de la localidad de Castellbisbal (Barcelona), donde también disponían de talleres, vehículos y personal, tanto mecánico como administrativo, que trabajaba en la escudería.

Precisamente, el juzgado contencioso administrativo número 1 de Barcelona autorizó en junio del pasado año el registro de los domicilios personales, sociales y fiscales de Sito Pons y de sus mercantiles radicadas en Castellbisbal, en las que se intervino una gran cantidad de documentación correspondiente a su entramado societario.

En su escrito, la fiscal pide al juez que imponga a los tres querellados una fianza de 594.656 euros -la cantidad supuestamente defraudada más un tercio- o que proceda a embargarles bienes por el mismo valor.

También solicita que se declare la instrucción compleja, porque además de la abundante documentación recabada por la Agencia Tributaria, todavía queda pendiente de recibir información correspondiente a cuentas bancarias a nombre del expiloto en Suiza y Reino Unido, así como de algunas de sus sociedades instrumentales.