Jorge Lorenzo
Jorge Lorenzo - AFP

MotoGP | GP CataluñaLorenzo: «Perdón, Rossi no es un gran piloto, es un campeón»

Entre risas, el balear lanzó otro recado a sus jefes de Ducati, quien no han confiado en él lo suficiente para verlo brillar

MontmelóActualizado:

Por supuesto, el más contento era Jorge Lorenzo. Triunfa de nuevo con Ducati con una exhibición en el Gran Premio de Cataluña y ya son dos mensajes a sus jefes, los que no confiaron en él. «Esto demuestra que no nos tenemos que rendir y que tenemos que seguir confiando en nosotros mismos y trabajando duro, incluso en los momentos más difíciles, porque todo puede cambiar, en días, semanas», expuso el balear.

Y ante su victoria, su rival y compañero el año que viene, Marc Márquez, también tuvo aplauso: «El -Lorenzo- de Jerez iba rápido, pero había un punto en el que bajaba mucho. El de aquí no ha tenido bajón; yo lo esperaba, pero no lo ha habido. Ha sido muy constante. Utiliza muy bien la aceleración de la Ducati, cosa que es importante, y desde atrás parecía que pilotaba una Yamaha, iba superfino, con mucho paso de curva. También era muy fuerte en la frenada, lo hacía muy tarde y tenía mucha confianza con el neumático delantero. Ha pilotado casi como con la Yamaha», alabó el líder del Mundial.

Lo admitió Lorenzo: «Parecido, parecido, con la Yamaha no entraba así de cruzado en las frenadas y ahora lo hago incluso más que Dovizioso, por ejemplo, la cruzo mucho en las frenadas. Con la Yamaha era muy difícil, si la cruzabas era muy nerviosa y te podías caer pero en cambio la Ducati es muy estable y te permite hacer esas cruzadas; pero en cuanto a la posición encima de la moto, en cuanto al paso por curva, es similar, me estoy acercando a ese nivel».

Y advirtió: «Marc y yo somos los que podemos marcar las diferencias cuando nos encontramos bien en este MotoGP, y ahora se ha hecho más evidente. Hay pilotos buenísimos, pero quizás con diferentes estilos, porque Marc tiene un estilo completamente diferente al mío. Cuando estamos bien, marcamos las diferencias y podemos conseguir victorias consecutivamente. A los demás les cuesta un poco más», sentenció el balear sobre su próximo compañero.

También alabó a Valentino Rossi, de quien dijo que no eran exactamente amigos porque es muy difícil tener de amigo a un rival, pero sí que había un gran respeto. «Su Ducati -de cuando Rossi estuvo en ese equipo-, era más difícil. Él es un gran piloto, seguro que podría ganar con esta Ducati». Y, al instante, se corrigió: «Perdón, no es un gran piloto, es un campeón». Mensaje hacia sus todavía jefes en mitad de la alegría.