MotoGP | GP Malasia

Rossi arriesga el Mundial

El italiano tira a Márquez, y saldrá último en Valencia, mientras gana Pedrosa y Lorenzo, segundo, recorta cuatro puntos

Actualizado:

Actualización: Si Australia fue la mejor carrera de la temporada, el Gran Premio de Malasia la ha superado por tensión, emoción y un desenlace tremendo que cambia el panorama de la lucha por el título y las relaciones entre los pilotos. La batalla dialéctica entre Valentino Rossi y Marc Márquez se convirtió en un duelo a muerte sobre la pista que terminó con el español por los suelos ante una actuación cuanto menos dudosa del italiano. A pesar de la experiencia, los nueve mundiales anteriores y la veteranía en todo tipo de lances, a Rossi le pudo la tensión. Terminó tercero, por detrás de Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo, aunque nadie se fijó en los españoles; las miradas solo enfocaron a Rossi, y su rodilla empujando a Márquez que ya ha sido sancionada con tres puntos por Dirección de Carrera. Para lo que se refiere al Mundial, el balear recorta cuatro puntos más y llegará al Gran Premio de Valencia con solo siete puntos de distancia y dependiendo de sí mismo.

[Así hemos contado la carrera]

En la parrilla del circuito de Sepang la tensión se acumulaba en la rueda sobre la línea de Rossi, unos milímetros más cerca de la salida, de la meta, quizá del título. Las palabras del italiano se tradujeron en pequeñas chinchetas que se pusieron delante de Jorge Lorenzo en una salida irregular, atípica para él porque se vio enredado en la marabunta de las Ducati, con su compañero y rival por delante y las Honda que enseguida pusieron en cabeza. Dani Pedrosa se lanzó a por la victoria y Marc Márquez, con problemas para poder liderar, se quedó pegado a la rueda de su compañero.

Pero si la carrera del pasado domingo, en Australia, se convirtió en una película de suspense con tensión hasta el final, la de Malasia comenzó con la misma intriga. En un primer giro de guión, apenas una vuelta después, el piloto balear se deshizo de las Ducati y aún tuvo ganas de acercarse a los tres primeros. En el segundo giro aprovechó un error de Márquez para ponerse en segunda posición y seguir la estela de Pedrosa. Por detrás, Rossi también pudo adelantar a un irregular piloto español y entonces... la batalla total.

La tensión de la rueda de prensa del jueves se materializó en una serie de adelantamientos en los que saltaron las chispas y los «uys». Los roces entre los carenados se multiplicaron en seis vueltas en las que hubo hasta catorce pasadas y catorce devoluciones, en los que se incluyó una mano levantada de Rossi como pidiendo explicaciones por la agresividad de Márquez. «Me ha decepcionado. Me la tenía guardada desde Argentina», resonaban las palabras del italiano, pero como había predicho Lorenzo, «el tiro le puede salir por la culata», porque Márquez no se amilanó en absoluto. Tanta adrenalina entre los dos explotó en el clímax: después de los adelantamientos, Rossi cerró la puerta hacia la izquierda, Márquez quiso ir hacia la derecha y el italiano empujó al español, que terminó por los suelos.

A partir de ahí la carrera sobre el asfalto se terminó. Ganó Pedrosa, Lorenzo recorta cuatro puntos y retoma sus opciones para ganar por sí mismo. Pero comenzó otra carrera, la de las alegaciones, los comentarios, las opiniones, las visiones enfrentadas. «Por desgracia he perdido mucho tiempo en la lucha con Marc, en la curva catorce quise ir un poco más amplia para girar mejor, pero me cerró. Marc ha pilotado siempre para crearme problemas. Es una pena y una vergüenza, creo que podíamos haber tenido una carrera normal, luchar con Jorge y perder puntos, así que en Valencia», explicó Rossi nada más bajarse de la moto. E insistió con su mensaje a Pedrosa antes de subir al podio, que no se había enterado de qué ocurría a su espalda: «Ha estado todo el rato intentando echarme».

La versión del piloto contrastaba frontalmente, por supuesto, con la del equipo Honda.«Tenemos que ver las imágenes pero nosotros vemos que rossi ha tirado deliberadamente a Marc, pero esperaremos a lo que decida Dirección de Carrera», comentaba Livio Suppo, responsable de la marca del ala dorada.

Lorenzo: «No recuerdo una carrera con tanto calor en mi carrera. Mucho, mucho calor, me ha costado mucho terminar. Pero estoy feliz porque lelgamos a Valencia con más posibilidades. No he visto nada por lo que no tengo ninguna opinión, pero creo que ha sido grave».

Pedrosa: «Sí, muy exigente desde el punto de vista físico. El calor también exige mucho a la moto de esta temporada. Hay que respirar un poco en las rectas, cuando puedes. Pero lo hemos trabajado mucho y estoy encantado de haber ganado.

El francés Johann Zarco, matemáticamente campeón del mundo desde Japón, logró su octava victoria de la temporada al imponerse en el Gran Premio de Malasia de Moto2 que se disputó, hoy, domingo, en el circuito de Sepang, por delante del suizo Thomas Luthi y del alemán Jonas Folger.

El portugués Miguel Oliveira sumó su segunda victoria consecutiva y la quinta de la temporada, por delante de su propio compañero de equipo, el surafricano Brad Binder y del español Jorge Navarro. El británico Danny Kent necesitaba acabar entre los cinco primeros para proclamarse matemáticamente campeón del mundo en caso de que Oliveira ganase la carrera, pero no pudo culminar con éxito su objetivo y se tuvo que conformar con la séptima posición, que le mantiene líder del campeonato con 24 puntos de ventaja sobre el portugués, con lo que en Valencia, última carrera de la temporada, le basta con acabar entre los catorce primeros.