La jerezana Mercedes Chilla después de realizar un lanzamiento - AFP

Mercedes Chilla no consigue medalla

No pudo repetir el bronce en lanzamientos de Gotemburgo y tuvo que conformarse con el sexto puesto y una marca de 61,40

BARCELONA Actualizado:

La jerezana Mercedes Chilla, que hizo historia hace cuatro años al conseguir la primera medalla en alta competición de una atleta española en lanzamientos, no pudo repetir el bronce de los Europeos de Gotemburgo y hubo de conformarse con el sexto puesto y una marca de 61,40.

Sus problemas de espalda han perturbado su carrera, aunque este año se había mostrado muy estable por encima de los 60 metros -siete veces- y había elevado su récord nacional a 64,07, la sexta mejor marca entre las doce finalistas. Su registro de 56,78 en la calificación rebajó, sin embargo, sus expectativas.

Chilla abrió concurso con un tiro mediocre de 57,82 pero se entonó en el segundo (61,40), que la situó cuarta, con dos rivales a su alcance. La jerezana hizo un nulo en el tercer turno y pasó el corte en la sexta plaza, que ya no mejoró. Lanzó 61,37 en el cuarto, 58,38 en el quinto y cerró con 60,99. La checa Barbora Spotakova, campeona olímpica y plusmarquista mundial, dominaba con 65,36, pero las alemanas Linda Stahl y Christina Obergfoll revolucionaron la final en la quinta y penúltima ronda con lanzamientos respectivos de 66,81 y 65,58 que dejaban a Spotakova tercera. El 13 de agosto del 2006, en los Europeos de Gotemburgo,

Chilla, la primera lanzadora española que disputaba una final el alta competición, consiguió, bajo la lluvia, la medalla de bronce en jabalina con una marca de 61,98 metros, batiendo por nueve centímetros a la alemana Christin Obergfoll. La medalla de oro fue para la alemana Steffi Nerius con 65,82 y la de plata para la checa Barbora Spotakova con 65,64.