RÍO2016Juegos Olímpicos

Fútbol

Neymar, Brasil en sus pies

Renunció a la Copa América para darle el oro a su país, hundido en la mediocridad futbolística desde hace ya varios años

Neymar, durante un partido con la selección brasileña de fútbol.
Neymar, durante un partido con la selección brasileña de fútbol. - reuters

A sus escasos 24 años, Neymar Junior ya está entre los tres mejores jugadores del mundo, solo por detrás de los extraterrestres Messi y Cristiano Ronaldo. El brasileño es la gran atracción del torneo olímpico de fútbol de Río 2016. Tras la enorme decepción de Londres 2012, cuando Brasil perdió la final ante México, la «canarinha» busca la medalla de oro en Maracaná, y lo hará con su jugador franquicia a la cabeza. Tal es la importancia que le da Brasil a este torneo, que hasta Neymar renunció a la Copa América Centenario para centrarse única y exclusivamente en los Juegos de Río.

Nacido en Sao Paulo el 5 de febrero de 1992, Neymar es el último gran producto de la cantera del Santos. En dicho equipo saltó a la fama gracias a los tres campeonatos paulistas consecutivos logrados entre 2010 y 2012, pero sobretodo gracias a la conquista de la Recopa sudamericana (2011) y la Copa Libertadores (2012).

En el verano de 2013, tras un par de años de 'pelea' entre Real Madrid y Barcelona, Neymar decide fichar por el conjunto catalán en la que, seguramente, ha sido la contratación más polémica de la historia del fútbol. El propio jugador, Neymar Sr., padre y representante, y el club azulgrana están acusados de fraude fiscal por dicha operación. El Barça siempre presumió que llevar al brasileño a la ciudad condal le había costado a la entidad catalana 57 millones de euros. A día de hoy, esa cantidad ha quedado en una anécdota. El fichaje de Neymar se eleva ya a más de 120 millones de euros.

Eso sí, en lo deportivo sí que no ha defraudado. El «11» del Barcelona tuvo una primera temporada discreta, pero las dos últimas le han valido para meterse ya de lleno en la pelea por el Balón de Oro. Dos Ligas, dos Copas del Rey, una Supercopa de España, una Champions, una Supercopa de Europa y un Mundial de clubes es el brillante palmarés de Neymar en sus tres temporadas con el Barcelona. Si no ocurre nada extraño, está llamado a ocupar el lugar de Messi cuando éste de un paso al costado.

En donde no le ha ido tan bien en con su selección. Solo la Copa Confederaciones de 2013 ha sido la única alegría de Neymar con en combinado absoluto de Brasil. Un premio menor para un país cinco veces campeón del mundo. En el Mundial de 2014, celebrado en tierra propia, el palo fue mayúsculo. Humillante eliminación en semifinales ante Alemania (1-7). El pasado año, otro fiasco en la Copa América, en donde cayó en cuartos de final. Ahora, en Río, Neymar intentará devolverle a la «canarinha» algo de la dignidad perdida en los últimos años con ese famoso oro que se resistió en Londres 2012.

Toda la actualidad en portada

comentarios