RÍO2016Juegos Olímpicos

Río 2016 | Natación sincronizada La «sincro» vuelve al pasado

Ona Carbonell y Gemma Mengual terminan quintas en Río, una posición de antes de Atenas 2004

Mengual y Carbonell, durante su rutina en Río 2016
Mengual y Carbonell, durante su rutina en Río 2016 - EFE

Era una decepción anunciada. Desde el bronce por equipos en Londres 2012, España entró en un ciclo olímpico con demasiadas turbulencias. La salida por la puerta de atrás de Anna Tarrés después de que fuera acusada de maltrato a las nadadoras, el relevo generacional, las salidas de algunas de las medallistas o unos continuos cambios de estrategia para el dúo y el equipo culminaron ayer en esta quinta plaza en Río 2016. Un paso atrás frustrante para un deporte que llevaba muchos años dando alegrías para el país.

La no clasificación del equipo en el preolímpico alertó de la situación. El ciclo había empezado muy tarde y se recuperaron coreografías de antaño. Una combinación que dejó solo al dúo para representar a España en Río 2016. Pero tampoco la pareja trabajó los cuatro años. Se buscaron muchas fórmulas mágicas a solo unos meses de la criba preolímpica. Para el Mundial de Kazán 2015, Ona Carbonell compartió coreografía técnica con Paula Klamburg y libre con Clara Camacho. Y ninguna de las dos parejas satisfizo a los jueces. Como solución de ultimísima hora, a solo nueve meses de Río 2016, se recuperó a Gemma Mengual, que se había retirado después de Londres 2012.

Demasiadas situaciones adversas como para conformar unas coreografías potentes y consolidadas que pudieran luchar contra equipos con una trayectoria más asentada, como Japón o incluso como Ucrania, que ha ido poco a poco ganando terreno y ha terminado por desbancar a las españolas.

«Nosotras apostamos por la rutina técnica, que es la que arrastra la nota a la final. Ona y Gemma son incomparables en lo artístico, pero no se pueden olvidar de que la nota lo dan la técnica», explicaba Anna Tarrés antes de la final. La exseleccionadora también advirtió que el tema del flamenco ya lo habían utilizado en Londres 2012. Una vuelta al pasado cuando ya la sincronizada ha encontrado un rumbo de rutinas más ambicioso en cuanto a técnica y menos en el apartado artístico.

La sombra de Anna Tarrés

Tarrés, que cuando salió a competir España ni siquiera se dio la vuelta para echar un vistazo, fue la artífice del éxito español en sincronizada. Con sus métodos y su equipo de coreografías dibujaron este deporte en el país y encumbraron a todas las que pasaron por sus manos: Gemma Mengual, Andrea Fuentes, Alba Cabello, Ona Carbonell...

Con su ausencia a finales de 2012, la natación española parece haberse estancado. Todavía en Barcelona 2013, España bebía de las coreografías de Tarrés, y de la apreciación que los jueces tenían de las rutinas españolas. Pero a partir de ahí, la situación no se ha revertido. Al contrario, la no clasificación de equipo en el preolímpico llevó a la sincronizada a los tiempos de Sidney 2000 en el que solo participaron Gemma Mengual y Paola Tirados.

Ana Montero, directora técnica de la Federación, afirma que viene mucha calidad de las categorías inferiores, pero el ciclo olímpico empieza hoy y una sincronía perfecta, que pueda luchar en calidad con Japón o Ucrania, sin dejar de mirar hacia atrás, con Italia también pisando fuerte, necesita un relevo que ya esté consolidado, y que juegue en primera desde el primer día.

La decepción de no clasificar al equipo merma también la visión para el futuro, pues no permite que las más veteranas alienten a las principiantes. «Es un palo duro para todas. No solo por no disfrutar de unos Juegos, sino porque también las ayudas se van. Y te encentras con 25, 26, 27 años sin una beca», explicaba Carbonell después del preolímpico. Una realidad que hizo que dos integrantes de equipo tuvieran o quisieran dejarlo. En la parte positiva, da oportunidades a las más jóvenes, pero la sincronizada es un deporte que requiere tiempo. El que necesitaron el público y los jueces para aceptar las mejoras españolas.

Toda la actualidad en portada

comentarios