Regino Hernández, en la casa de ABC - Maya Balanya
Juegos Olímpicos de Invierno

Regino Hernández: «Poco a poco me voy dando cuenta de lo que he hecho»

El bronce olímpico en snowboard comparte con ABC el día después de lograr hacer historia en el deporte español

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Gorra, pelo suelto, barba, anillos y toda la simpatía que desprende el héroe del momento. Regino Hernández compartió su bronce olímpico y sus reflexiones con la redacción de ABC en una gira que el deportista se ha ganado después de hacer historia para el deporte español. «Poco a poco sí me estoy dando cuenta. Cuando llego a casa y el teléfono no para de sonar, cuando me reclaman de tantos medios de comunicación, tantas entrevistas, esta difusión que se le está dando, poco a poco me estoy dando cuenta».

[ Aprende a hacer snow con Regino Hernández]

Aunque ya desde el portillón de salida en su última bajada en el snowpark de Pyeongchang era consciente de lo que significaba: «Me suelo poner bastante nervioso en competición, que me descentró en los anteriores, pero en estos he estado muy tranquilo, más de lo que debería incluso. Pero en ese momento, la adrenalina, yo era cosnciente de lo que me estaba jugando, el pasar a la historia, ya no solo en mi deporte, sino en mi país. Es mucha adrenalina». Y la adrenalina es lo que hace de este deportista un competidor nato. Le encantan las motos, su Harley, el paracaidismo, los tebeos manga y los videojuegos. «Tengo una colección enorme», confirma. También los anillos (lleva cuatro) grandes, de calavera. Uno de ellos se lo regalaron sus padres, el primero que llevó. Pero se va comprando en los sitios en los que compite.

Y compite con todo el corazón. Pero sobre todo con mucha cabeza. «Es que el deporte sobre todo es la cabeza. Te puede hacer ganar o perder una competición. Es el 80 % de sus resultados. Desde los nervios hasta encogerte por el repeto a los rivales. Eso te hace bajar tu nivel. Si a ti te da igual quiénrs son los de alrededor, confías en ti mismo y tienes las cosas claras y sabes lo que eres capaz de hacer, al final, las cosas salen mejor». ¿Qué se siente en el aire? « Durante la competición no tienes ninguna sensación clara proque estás centrado en la carrera. Pero en los entrenamientos, que siempre haces las primeras bajadas algo más suaves, la sensación es increíble. Antes me dedicaba al freestyle y la sensación de saltar a 30 metros es volar durante un segundo. Es una sensación de libertad. Una de las mejores sensaciones».

Ya tiene un bronce olímpico, pero tiene 26 años y mucho trabajo en la mochila que espera seguir llenando y alcanzando más cotas para el snowboard y para el deporte español: «Nos quedan varias Copas del Mundo. Voy séptimo en el ranking y quiero mejorar en las tres pruebas que quedan. En dos años tenemos el Mundial en USA. En cuatro tenemos otra vez Juegos y quiero otra medalla». Pero, por el momento, lo que quiere es llegar a casa, que no ve a su familia desde navidades y quiere disfrutar de la medalla con ellos. «Además mi hermana fue madre hace un mes y todavía no conozco a mi sobrina».