Hoy, día grande en Montjuic

A pesar del fiasco de los 10.000, las series de 1.500 y 5.000 dejan buenas sensaciones con los españoles delante

Actualizado:

Se desprendía y apreciaba de las palabras del presidente José María Odriozola demasiado optimismo en la previa del Campeonato. Hasta 15 medallas posibles incluidos tres tripletes. El primero, en el 10.000, más que triplete fue «trifiasco». Con Penas fuera en el primer tercio de carrera, Castillejo quinto y Lamdassem desinflándose en el paso por el 200 hasta caer cuarto. Agua pasada. Pero el horizonte es algo más esperanzador.

El miércoles, los tres españoles barrían en las series del «milqui», liderando y controlando sus respectivas carreras Olmedo, Reyes y Casado, y da la sensación de que no hay un rival demasiado opositor para su empresa. Y algo parecido ayer en los cinco kilómetros. Bezabeh se clasificaba sin problemas en la primera serie, y Sergio Sánchez y Jesús España hacían lo propio en la suya. No obstante, aquí si hay algún rival capaz de asustar. Más que nada, porque repite el doblete británico del 10.000, Mo Farah y Chris Thompson.

En el 800 también fueron magníficas las sensaciones de Kevin López, primero en su serie, y de Luis Alberto Marco que entró segundo en la suya.

Por lo demás, la única posibilidad de inaugurar el pobre medallero español en la tercera jornada del Campeonato, pasaba por la jabalina de Mercedes Chilla, quien ya consiguiera el bronce en Gotemburgo 2006, pero la andaluza hizo sexta con 61.40.

Por su parte, Jackson Quiñónez se clasificó para las semifinales de los 110 metros vallas, y hoy podría disputar la final, suerte que no correrá Felipe Vivancos al no pasar el corte.

Lemaitre, el Bolt europeo

El francés que en la noche del miércoles consiguiera convertirse en el primer blanco en ganar una final del hectómetro desde el año 1982, volvió ayer a la pista azul de Barcelona para correr las series de los 200 metros.

La nueva esperanza blanca de la velocidad ganó la segunda eliminatoria por la mañana con una marca de 20.64 segundos, lejos del récord de Francia que él mismo dejó este

año en 20.16. Y mejoró en la semifinal hasta parar el crono en 20.39. Cristophe buscará hoy hacer de nuevo historia (19.25 horas, Teledeporte) en el suelo de Barcelona, y eso que aún le quedan los relevos de 4x100 del domingo. Es el auténtico nuevo ídolo, a sus 20 años, de la velocidad europea. Antagónico en sus formas y fisionomía a los excéntricos y musculados Bolt, Powell, Gay, etc., el galo se ha convertido en la atracción del Europeo. El portugués Obikwelu, hasta ayer vencedor continental de los 100 metros —en 2002 y en 2006—, terminó cuarto y no retará a Lemaitre en los 200, prueba de la que también es vigente campeón. Por cierto que, la final de los 100 femeninos también se la apuntó una blanca, la alemana Sailer.

La cuarta jornada del Europeo será la definitiva para las aspiraciones en metal de los españoles. La mañana comienza con posibilidades para García Bragado y Odriozola en los 50 km. marcha.

Por la tarde, el plato fuerte del campeonato para la delegación. Marta Domínguez se enfrenta a los obstáculos con el fin de enganchar doblete tras el oro del Mundial. Mayte Martínez correrá la final del 800 a las 21.50 horas.

La última prueba del día será otra decisiva para la delegación nacional. La posibilidad de triplete es latente en los 1.500 metros, con Manolo Olmedo, Reyes Estévez y Arturo Casado (22.00, Teledeporte).