La Reina, junto a Plácido Domingo, en el vestuario español - EFE

«¡Que viva España!»

La Reina y Plácido Domingo compartieron la alegría en el vestuario del equipo

JOHANNESBURGO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Entre los gritos de alegría, euforia comedida pensando que lo mejor está por llegar, apareció una figura gigantesca, tan universal como este fútbol preciosista de España que tiene a medio planeta encandilado. Plácido Domingo, español de pro, se coló —con autorización— en el banquillo de la selección al grito de «¡Viva España!», un concierto improvisado que puso la piel de gallina al personal. Elegante con su traje, talismán bufanda roja al cuello que de paso le protegía del frío clima de Durban, el tenor se sumó a la fiesta y emplazó al equipo a la cita del domingo. Johannesburgo, 11 de julio, Soccer City. Un cielo abierto para estrenarse en el palmarés. También se adentró la Reina en el habitáculo de España, tan emocionada como se mostró en el palco con el golazo de Puyol, tan feliz como dos veranos atrás en el eterno Prater de Viena. «Ha sido maravilloso, maravilloso», manifestó Su Majestad.

Alegría y felicitaciones a partes iguales. Júbilo por doquier. Todos los jugadores y el cuerpo técnico de la selección se congratulaban por haber abierto de una patada la puerta de la historia. Y todo con la selección de Holanda en la mente, último escollo antes de adentrarse en el paraíso. Pero España está donde nunca había estado, un logro sin precedentes. «Es el triunfo de la familia del fútbol nacional. Nos queda una etapa, pero toca disfrutar», recordó Vicente del Bosque, convencido de que ante Alemania se jugó el mejor fútbol del Mundial. «Hemos jugado muy bien, tanto en ataque como en defensa. Los jugadores han sido unos jabatos. No quiero dar nombre, pero ha habido gente que ha estado extraordinaria».

«Un momento histórico»

David Villa, ayer sin gol, aseguró que ahora quieren ganar la final y dio validez a las palabras de Del Bosque. «Hemos hecho el mejor partido del Mundial, hemos demostrado que nos crecemos en los partidos de más nivel», al tiempo que reconocía que el equipo se merece todo. «Ya habíamos hecho

historia pero esto es increíble. Tenemos un grupo que se merece todo, hemos trabajado muy duro desde la Eurocopa», subrayaba.

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, dijo que «es un triunfo de todo el fútbol español». «Hay que vivir de los momentos alegres. Es un momento muy especial e histórico y ello es debido a que tenemos grandes jugadores y un gran seleccionador».

Resignado, Joachim Löw resumió a la perfección sus sentimientos: «Perdimos, como en la Eurocopa de 2008, ante el mejor equipo del mundo». Ahora espera Holanda.