AFP
GRUPO G

Portugal entra en el olimpo del gol

La selección de Carlos Queiroz escribe su nombre junto a la inovidable Hungría o la Uruguay bicampeona

MADRID Actualizado:

La goleada que cosechó la selección lusa contra Corea del Norte mete al combinado de Carlos Queiroz entre los grandes de la historia (estadística) de los mundiales. Una clasificación que encabeza Hungría, pues los magiares tienen el honor de ser el equipo que más veces ha goleado por más de seis tantos a un rival en la fase final de una Copa del Mundo. Lo ha conseguido en cinco ocasiones: en Francia'38, 6-0 a Indias Orientales Holandesas; en Suiza'54, 9-0 a la República de Corea y 8-3 a Alemania; en Chile'62, 6-1 a Bulgaria, y en España'82, 10-1 a El Salvador. Esta última está registrada como la mayor goleada de la historia.

Argentina en la segunda selección con mayores goleadas, con cuatro. En 1930, en Uruguay, venció 6-3 a México en primera ronda y 6-1 a Estados Unidos en semifinales; En 1978, en Argentina, el cuadro que dirigía César Menotti ganó por 6-0 a Perú en la segunda ronda del torneo; y en el pasado Mundial, Alemania 2006, la albiceleste venció por 6-0 a Serbia.

Ademá de Hungría, sólo otra selección ha sido capaz de ganar por nueve goles de diferencia, fue Yugoslavia a Zaire en Alemania'74. Por otro lado, la Copa del Mundo ha podido disfrutar en dos ocasiones de un resultado por 8-0. La primera fue en 1938, en Francia, cuando Suecia se impuso por ese marcador a Cuba. La segunda fue en Brasil'50, donde Uruguay venció por esta diferencia a Bolivia.

El resultado de ayer (7-0) de los lusos se ha dado en tres ocasiones. Las dos primeras fueron en 1954, en Suiza. Uruguay goleó a Escocia y una increíble Turquía humilló a Corea del Sur. Portugal en 2010 ha conseguido igualar esta gesta contra la otra Corea, la del norte. Una goleada que les acerca a octavos y que quedará para que los viejos del país vecino se la cuenten a sus nietos.

El «top ten» de goledas de la historia de los Mundiales lo cierran el 7-1 de Brasil a Suecia en el Mundial «brasileiro» de 1950, que al final ganó Uruguay con el recordado «Maracanazo» del gol de Ghiggia, y la goleada, por el mismo resultado, que la Italia amenazada a muerte por Mussolini le metió a Estados Unidos en 1934. Pese a todos estos grandes festivales de ataque, el partido con más goles de la historia de los mundiales fue en los cuartos de final de 1954, entre Austria y Suiza, con un 7-5 para los austriacos que eliminaban a los anfitriones.