Patrocinado porInfiniti
Mundial Rusia 2018

España respira con el VAR

El videoarbitraje corroboró la decisión del árbitro de anular el gol que hubiera dado el empate a Irán

Actualizado:

En un partido en el que estuvo a punto de quemarse, el VAR resultó un aliado para que España evitara un bochorno ante Irán. Poco después del gol de Diego Costa, una falta lateral de los iraníes, el mayor peligro que podían llevar los de Queiroz, hizo temblar de miedo a la selección. Por unos momentos, Hierro y sus chicos se vieron fuera del campeonato.

Said Ezatolahi, exjugador del Atlético que ahora se gana la vida en Rusia, batió a De Gea por debajo de las piernas tras aprovechar el rechace en el lanzamiento de la falta. Hubo locura colectiva tanto en la grada como en el terreno de juego. Las 15.000 gargantas persas del Kazán Arena abandonaron por un instante sus ensordecedoras bocinas para gritar el que hubiera sido un gol histórico. En el campo, los once titulares y la práctica totalidad del banquillo se dirigieron a uno de las esquinas celebrando el que hubiera supuesto el empate a uno, un resultado que hubiera dejado a Irán muy cerca de los octavos de final.

Ninguno de los iraníes se dio cuenta hasta tiempo después de que el uruguayo Cunha, apoyado por su asistente, ya había anulado el gol. Había fuera de juego del propio Ezatolahi en el arranque de la jugada, por lo que toda la euforia posterior fue en vano. Cunha, pese a todo, consultó la jugada con el VAR, que validó la decisión arbitral tras unos segundos eternos. Los jugadores españoles respiraron aliviados, mientras que Ezatolahi, que hubiera pasado a la categoría de héroe nacional por ese gol, se lamentaba como si hubiera perdido una final continental en el último minuto. «El linier levantó la bandera antes y pitó el fuera de juego. El VAR lo confirmó, pero sin él hubiera sido fuera de juego igual», resumió después Piqué.

Queiroz, técnico de Irán, quiso recordar el gol de Villa ante Portugal en el Mundial de Sudáfrica que supuso la clasificación de España para cuartos y la eliminación de la selección lusa, dirigida entonces por él: «El VAR para mí llega un poco tarde.Qué pena que no estuviera en Sudáfrica para anular el gol de Villa. Cuando España marca en fuera de juego no hay VAR y si lo hacemos nosotros sí lo hay. Está de su lado».

Queiroz, que fue aplaudido por la prensa iraní cuando abandonaba la sala de prensa, aseguró que su equipo habría merecido el empate en caso de que el VAR no hubiese corroborado la decisión arbitral: «Si se hubiese instalado más tarde tendríamos un puntito más. Es bueno para la credibilidad del fútbol, pero nos merecíamos un resultado mejor».

La de Ezatolahi es la segunda acción que requiere del VAR durante un partido de España. En el debut ante Portugal ya lo utilizó el italiano Rocchi para comprobar el alcance del golpe que Diego Costa le había propinado a Pepe en la cara en el tanto que significó el 1-1. El videoarbitraje confirmó que el enganchón entre estos dos viejos rivales no merecía sanción.