Messi y Tagliafico, durante el partido contra Croacia
Messi y Tagliafico, durante el partido contra Croacia - EFE
Patrocinado porInfiniti

Mundial Rusia 2018«La peor Argentina de la historia»

Durísimas críticas de los excampeones del mundo argentinos hacia Messi y el entrenador Jorge Sampaoli

Actualizado:

La resaca de las críticas, tras la derrota, pareció más dolorosa que el fracaso contra Croacia del día anterior. Los ánimos contra Jorge Sampaoli, Lionel Messi y el resto de la selección argentina, se calentaron hasta alcanzar temperaturas incandescentes que exigían -y exigen- que el técnico arroje la toalla o el mismísimo Leo revise su decisión de no renunciar a la albiceleste.

Argentina no perdona a los que estaban en la cancha pero tampoco a aquellos que veían el hundimiento del Titanic albiceleste desde la barrera rusa o el televisor. Dicho de otro modo, para la AFA (Asociación de Fútbol Argentino) y su oscura, siniestra o surrealista historia donde llegó a celebrarse una votación con más votos que votantes. Todo se recordaba para explicar la «crónica de una muerte anunciada», como sentenció Osvaldo Ardiles, uno de los campeones del Mundo de 1978.

La prórroga para Argentina, que le sirvió Nigeria al vencer a Islandia, no amainó el temporal de críticas que arrecia contra «la peor selección de la historia», en palabras de Ardiles. Su compañeros en aquella copa del 78, Mario Kempes, se sumó: «Todo tiene un límite. Por más que Messi sea el mejor, este ciclo ha terminado para todos» sentenció. Cuando Kempes dijo todos, no excluyó a nadie, «hay que hacer borrón y cuenta nueva de todos. Incluido el entrenador», puntualizó.

Ricardo Caruso Lombardi salió en defensa del DT: «Quieren echar a Sampaoli, poner a Burruchaga y hacer la gran España», dijo en alusión a la destitución de Julen Lopetegui. El exfutbolista disparó sin miramientos contra Messi, «este muchacho se devoró a siete técnicos… Si quiere ser técnico que haga el curso».

Las tintas y los dardos no apuntaron con especial inquina a Caballero, un portero que llegó de rebote ante la lesión (superada) de «Chiquito» Romero, un ídolo nacional. Las dianas más frecuentes llevaban el nombre (alterno) de Messi o Sampaoli. Osvaldo Ardiles, calificó al seleccionador de «impresentable, arrogante e ignorante». «Teniendo al mejor jugador del mundo -apuntó- no fue capaz de conformar un equipo competitivo. No seleccionó nunca a los mismos once durante su gestión… El prestigio adquirido en años, especialmente por las dos selecciones campeonas del mundo, tirado por la borda», lamentó.