Los croatas, tras el partido
Los croatas, tras el partido - EFE
Patrocinado porInfiniti

Mundial Rusia 2018«Marcaron cuatro goles en sus tres tiros a gol»

Los croatas, desolados, lamentan su mala suerte. Suker, presidente de la federación, orgulloso de un «logro histórico»

Actualizado:

El croata Ivan Rakitic, centrocampista del Barcelona, indicó que Francia marcó «cuatro goles en sus tres tiros a gol», aunque felicitó al conjunto galo por proclamarse campeones del mundo.

«Fuimos mejores en la primera parte. Atacamos pero no tuvimos suerte esta noche», indicó Rakitic, que aseveró que quería «felicitar a Francia, lo mereció».

La selección gala se proclamó por segunda vez en su historia campeona del mundo tras imponerse a Croacia por 4-2 en la final disputada este domingo en el estadio Luzhniki de Moscú.

Por su parte, Davor Suker, presidente de la Federación Croata de Fútbol, calificó como «un gran éxito» el segundo puesto logrado por su selección, que se ha ganado el respeto de todos.

«Mucha gente adora a Croacia»

«Estoy contento por este resultado histórico de Croacia. Hemos hablado que hace un mes nadie lo imaginaba. Podemos estar orgullosos de nuestro pueblo de cuatro millones. No hay nadie en el estadio, que no nos haya felicitado, hemos recibido muchísimos mensajes. Mucha gente adora a Croacia», señaló Suker en la zona mixta del estadio Luzhniki.

Suker destacó el esfuerzo de todos los jugadores croatas, pese a haber disputado tres prórrogas antes de la final. «Hemos jugado tres partidos de 120 minutos, que es como un partido más, pero hemos visto que todos querían darlo todo. Han dado la vida y, de verdad, por estar cosas se merece jugar al fútbol. Hemos demostrado que no importa el dinero. Lo único que importa en la Copa del Mundo es la unión, un juego que te permite soñar y hemos soñado», añadió Suker, que elogió al capitán del equipo, Luka Modric, elegido el mejor jugador del torneo.

«Luka es un líder enorme. Quiero dar las gracias al Real Madrid y a todos lo madridistas, que enviaron mensajes. Eran todos de Croacia. Estos chicos hicieron algo que no es fácil y hay que disfrutar», destacó el exjugador madridista, máximo goleador en 1998, que añadió: «Ahora, lo único que deseo es estar una semana en el Mar Adriático y tirar el teléfono, porque estoy muerto».