Subasic, al término del encuentro frente a Dinamarca
Subasic, al término del encuentro frente a Dinamarca - REUTERS
Patrocinado porInfiniti

Mundial Rusia 2018El día que cambió la vida de Subasic

Llamado en 2014 a ser suplente en el Mónaco, la lesión de Valdés le dio otra oportunidad. El domingo paró tres penaltis ante Dinamarca

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Fue nuestro héroe cuando le necesitábamos. Parar tres penaltis no es algo que se vea todos los días», dijo el seleccionador croata, Zlatko Dalic, sobre Danijel Subasic. Hace cuatro años, en el Mundial de Brasil, el ahora elogiado guardameta era un mar de dudas. No en el campo, donde pese a que había completado buenas actuaciones también había tenido ciertos errores llamativos, sino porque Víctor Valdés tenía firmado un contrato con su club, el Mónaco. Uno de los mejores porteros del mundo, quizá en ese momento el mejor, había anunciado que no seguiría en el Barça.

El guardameta croata, que había llegado tres años antes a la Ligue 1, veía solo dos opciones: banquillo o salir del club. Pero entonces, cuando ya todos los medios se habían hecho eco del acuerdo con el catalán, el internacional español se lesionó de gravedad en su rodilla ante el Celta, el 26 de marzo en el Camp Nou, a unas jornadas del final liguero.

El Mónaco, a pesar de tener un acuerdo firmado para los siguientes cuatro años, decidió, tras una revisión médica que Valdés no superó, que no ejecutaría el compromiso. El técnico luso Leonardo Jardim, que después apearía al Manchester City para llegar hasta semifinales de la Champions, se decantó por el corata. Subasic, que había debutado en 2009 con la absoluta croata, vivió la Copa del Mundo de Brasil en el banquillo del histórico Stipe Pletikosa. Tras su retirada se hizo con el puesto y ya en la Eurocopa de Francia demostró su acierto en los penaltis. Detuvo uno a Sergio Ramos, con 1-1 en el marcador, poco antes de que Perisic marcase el gol del triunfo que permitió a su selección ser primera de grupo, aunque Portugal les apeó del camino a la final.

«Los guantes del partido ante España están colgados en la pared. Volveré a hablar de eso en diez años, cuando mi carrera se haya terminado. Les diré a los jóvenes: "Mirad, paré un penalti de Ramos". Luka (Modric) me dijo que los acostumbraba a tirar por la derecha, me la jugué y lo paré», contó entonces Subasic, que ha llegado a parar cuatro penas máximas en una campaña en la Ligue 1... e incluso marcó un gol de libre directo, al estilo Chilavert o Rogerio Ceni, en una victoria con el Boulogne (2-1). Su mejor día estaba por llegar.

Solo un precedente

Dos años después, en Rusia, se ha convertido en el gran «héroe» de Croacia. En octavos detuvo tres penaltis a Dinamarca (a Eriksen, Schöne y Jorgensen) e hizo posible así la clasificación de su selección para los cuartos ante una Rusia que pasó de ronda de igual modo. «Esta vez tuvimos la suerte de nuestro lado. La victoria ante Dinamarca es el momento más solemne para el fútbol croata en el siglo XXI», sin obviar las semifinales conseguidas hace 20 años, en el Mundial de Francia. «Son nuestros ídolos y están felices por lo que estamos logrando. Todos recordamos aquello y también queremos hacer algo grande», deseó Subasic tras un hito que solo había logrado el portugués Ricardo ante Inglaterra en 2006.