Vídeo: Bélgica prepara el choque contra Francia (ATLAS)
Patrocinado porInfiniti

Francia-BélgicaLa amenaza de una leyenda llamada Henry

Campeón del mundo con Francia en 1998, ahora es ayudante en Bélgica y puede dejar a los galos sin sitio en la final

Francia campeona del mundo en Rusia

Actualizado:

Asimple vista, parece un jugador más. La figura y la destreza técnica de Thierry Henry se mantienen intactas con el paso de los años y si uno no conociera de sobra su rostro, el exdelantero francés podría pasar por uno más de los jugadores belgas. No lo es, porque hace tiempo que el galo colgó las botas y que se dedica a formarse como técnico. Labor de ayudante que desempeña desde hace dos años junto a Roberto Martínez en la selección de Bélgica, que hoy se mide a Francia por un lugar en la final del Mundial.

«Seguro que su corazón estará dividido. Es parte de la historia del fútbol francés y se hace raro verlo en el otro bando», afirmaba ayer Lloris sobre el que fuera su compañero durante algunos años en la selección gala.

Hoy, el que fuera ídolo de los aficionados franceses, ocupará un sitio en el banquillo belga, a donde llegó en 2016. Tras fichar a Roberto Martínez, el español pidió a la federación un colaborador que le ayudara a imprimir carácter ganador al equipo. Sobre la mesa aparecieron varios nombres, pero fue el de Henry el que más gustó y Martínez dio su visto bueno sin dudarlo. Cuando el exdelantero del Arsenal y el Barcelona fue presentado a los jugadores tras la última Eurocopa alguno de ellos –como Benteke o Batshuayi– se mostraron emocionados.

El futbolista que durante años había ocupado las paredes de su habitación iba a ser uno de los entrenadores del equipo. En estos dos años, Henry ha buscado transmitir su experiencia a los jóvenes talentos belgas, centrando sus esfuerzos sobre todo en la parcela ofensiva. No es raro verle haciendo un aparte con los delanteros del equipo, a los que mima en cada sesión. Jugadores como Hazard o Lukaku reconocen que sus consejos han sido decisivos para mejorar su juego. «Cuando era pequeño no tenía televisión para verle los días de partido y ahora, en cambio, estoy aprendiendo de él cada día en el equipo nacional. Entreno con una leyenda y poco a poco me acerco a su técnica para anotar goles», reconoce el «9» belga, en cuyos movimientos sin balón se reconoce la esencia de Henry.

Lejos de las cámaras

Desde que llegó a la selección, el exfutbolista solo ha concedido una entrevista. «Esto no es el "Show de Henry". No soy el entrenador. Ni siquiera soy su primer ayudante. Soy el tercer técnico del equipo y estoy aquí para ayudar al entrenador y a los jugadores», explicaba con cierta modestia el ex del Barcelona en la televisión pública del país. Desde entonces, no ha vuelto a aparecer en los medios y eso que las peticiones para que hiciera al menos una rueda de prensa en Rusia han sido numerosas.

Leyenda francesa

Henry es el técnico más laureado de cuantos quedan en Rusia 2018. Al Mundial ganado con Francia en 1998, Thierry sumó una Eurocopa dos años después, una Champions League con el Barcelona y cinco títulos de liga entre la Premier y La Liga. Leyenda de la selección gala, no ha revelado si hoy cantará «La Marsellesa». Lo que sí está claro es que pase lo que pase, Henry acabará con un regusto agridulce.

«Le demostraremos que eligió el bando equivocado», señala Giroud, miembro junto a Griezmann y Mbappé del tridente que amenaza hoy a la selección belga. Los «diablos rojos» buscan hoy su primera final de un Mundial tras haberse quedado a las puertas en México 1986. Para conseguirlo volverá a apoyarse en el juego alegre y de ataque con el que ha ganado todos los partidos hasta ahora. Fútbol ofensivo ideado por Roberto Martínez e impulsado por Henry, que hoy puede pasar de ídolo a traidor en Francia.