Luca Cigarini celebra el gol con sus compañeros - REUTERS
LIGA EUROPA

Manzano se estrena en Europa con victoria

Un solitario gol de Cigarini da el triunfo a domicilio al Sevilla en su segundo partido de la fase de grupos de la Liga Europa

Actualizado:

La visita del Getafe al Stade de Suisse se saldó con una derrota más que merecida, y no por méritos del rival, sino por el desastroso partido de los azulones. El equipo suizo, que marcha séptimo en una liga de 10 y que no pasa por su mejor momento, fue capaz de tumbar a los de Míchel con dos latigazos de Degen. [Narración y estadísticas]

El césped artificial no debería ser excusa, pero la tromba de agua caída en Berna propició que el balón corriera a una velocidad que superó al Getafe tanto en defensa como en ataque. La floja defensa del Young Boys tuvo en la rapidez del campo su mejor aliado para que los delanteros madrileños no dieran una y además se hizo fuerte al ver que con el paso de los minutos su portería seguía a cero. Y eso que Míchel puso de inicio un tridente inédito con Miku, Colunga y Albín, pero ninguno de los tres tuvo su día.

La primera mitad marcó las pautas de lo que iba a ser el partido. El Getafe se creía dominador del encuentro por tener más posesión de la pelota en el centro del campo, pero en realidad jugó lo que el Young Boys le dejó. La estrategia suiza de dejarse dominar para salir de la guarida en el momento justo fue suficiente para que los tres puntos se quedaran en casa.

Además, el trivote planteado por Míchel no encontró fluidez. Los tres de atrás se enquistaban en el centro del campo y ni siquiera Víctor Sánchez era capaz de dar profundidad al juego. El tridente ofensivo pecó de estático y ni Albín ni Miku supieron desenvolverse en las bandas, desaprovechando la debilidad de una defensa que no se quedó a cero por su buen oficio, sino por la inocencia de los ataques getafenses.

La segunda parte fue un calco. El Geta quería pero no podía, o no sabía, y el Young Boys volvió a sorprender con una buena jugada por la derecha que volvió a finalizar Degen. Plena efectividad suiza y mal partido de los azulones, que terminaron jugando con diez por la lesión de Mario en el tramo final.