Eurocopa 2016

Eurocopa2016

Eurocopa Francia 2016

Van Gaal y Koeman forjaron al símbolo de la nueva Italia

El gigante Graziano Pellè triunfó en el AZ Alkmar y el Feyenoord antes de ser considerado en su país

Antes del duelo ante España en el que se las llevó todas por arriba, forzó segundas jugadas, marcó el gol de la sentencia al borde del final y trajo en jaque a Piqué, Ramos y Busquets, el aficionado medio apenas sabía de Graziano Pellè, un jornalero del área que simboliza lo que es esta Italia abnegada y con un enorme sentido táctico que ha diseñado Antonio Conte.

Con ese peinado de futbolista moderno u hortera al uso -volumen ligero en la parte frontal y marcada raya lateral imitando al conocido actor, cantante y empresario estadounidense Justin Timberlake-, Pellè contribuye al renacimiento de esta 'Azzurra' de poco nombre. Por ese apellido, le vacilan una y otra vez periodistas y colegas de selección al relacionarle con el mítico jugador brasileño, aunque la comparación resulta odiosa. 'O' Rei' sólo hubo uno y nació hace 75 años en Tres Coraçoes, en el estadio de Minas Gerais.

Ya con 30 años, muy pocos le esperaban. En su propio país ha sido ignorado mucho tiempo, hasta el punto de que ha construido su carrera en el extranjero, sobre todo en Holanda, país del que tiene también la nacionalidad. Pero ahora todo el mundo sabe como se las gasta este gigante de 1,93 metros, que hundió a España con una volea final y en el descuento había sellado la victoria por idéntico resultado en el debut contra Bélgica.

Esas dianas coronaron sendas actuaciones plenas de generosidad. Es cierto que no es un prodigio de la técnica y que falla ocasiones pintiparadas, pero si no hubiera sido por las excelentes intervenciones de David De Gea el lunes en el Stade de France, Pellè podría haber salido por la puerta grande, hasta con un 'triplete' y el balón firmado pos sus compañeros.

La asociación en punta con Éder Martins, un brasileño del Inter nacionalizado por cuestión de Estado, no seduce a los hinchas que aman la magia, pero su trabajo al servicio del equipo es impecable y sus estadísticas son positivas. Éder, ya de 29 años, suma tres goles en 13 partidos con la 'Nazionale', uno de ellos en esta Eurocopa para ganar a los suecos.

Pellè se marchó con 21 años de Lecce, ciudad donde nació al sur de Italia, y ha tenido que trabajar duro antes de aparecer en el escaparate de la fama y el dinero. En el AZ Alkmaar holandés empezó a hacerse un nombre, aunque no jugó todo lo que deseaba en cuatro temporadas. Aprendió al abrigo del entrenador Louis Van Gaal y fue una vez campeón de Eredivisie (2009), un éxito en comparable casi al del Leicester en el Parma.

Probó suerte de regreso a su país para ejercer en el Parma y luego en la Sampdoria, donde la sociedad Eder-Pellè conoció sus primeras sensaciones. Pero Italia no le sentaba bien. Hasta la llegada de Conte al banquillo, sólo fue internacional en categoría sub-21.

Volvió a Holanda para disfrutar de sus mejores años. Se convirtió en el ídolo de De Kuip ('La bañera') para los aficionados del Feyenoord de Rótterdam. Firmó estadísticas semejantes a las del primer Ronaldo, ya que anotó 55 goles en 66 partidos entre 2012 y 2014.

Nacionalidad holandesa

Los transalpinos comenzaron a interesarse por ese goleador expatriado, pero el seleccionador de entonces, Cesare Prandelli, más vistoso en su modelo que Conte, desatendió a un sector de la crítica. Pellè insistió y se marchó a la Premier al fichar por el Southampton de Ronald Koeman, su entrenador antes en el Feyenoord. En Inglaterra presenta una media de unos 15 goles por curso.

Conte le brindó al fin la oportunidad con la que siempre soñó y el goleador aprovechó su debut con Italia, el 13 de octubre de 2014, para marcar en la victoria 1-0 sobre Malta. Hizo otras dos dianas en encuentros de clasificación, más uno en la preparación. Pero nunca contra rivales de prestigio, hasta sus aciertos ante los 'Diablos Rojos' y la 'Roja'.

Ya todos conocen a Pellè. Tanto que la prensa futbolero rosácea que tanto se lleva ,se interesa también por su relación con Viktoria Varga, modelo húngara de 21 años, y revisa las pequeñas anécdotas de su vida. Es un adicto a los helados y, Roberto, su papá, cuenta que de pequeño se entrenaba en la cocina con frutas. Los corpulentos centrales alemanes Jérome Boateng y Hummels, conocerán su sabor este sábado en Burdeos.

Toda la actualidad en portada

comentarios