97 días de sequía
Entrenamiento del Atlético - EFE
ATLÉTICO DE MADRID

97 días de sequía

El Atlético no gana como visitante desde agosto y aspira a sellar su pase en Glasgow

JOSÉ CARLOS J. CARABIAS
Actualizado:

Se aproxima a la cifra redonda de los cien días como si fuera una penitencia. El Atlético de rumbo vacilante lleva 97 días sin ganar como visitante. Un extraño sortilegio acampa en el equipo madrileño, acostumbrado históricamente a ejecutar su contragolpe como arpón para cazar piezas a distancia. No sucede esto en el presente curso, compungido como está el grupo de Gregorio Manzano cada vez que abandona las cálidas dependencias del Vicente Calderón. En Glasgow, ante el Celtic, aspira hoy (19.00 h, Cuatro) a quebrar la soga. Si gana se clasifica para las eliminatorias (dieciseisavos) que abren el camino hacia la final de Bucarest (9 de mayo) y el recuerdo de aquel último partido en Hamburgo ante el Fulham y el gol de Forlán.

El Atlético no vence a domicilio desde que se impuso (0-4) al Vitoria de Guimaraes en la segunda ronda de la Liga Europa el 25 de agosto, hace ya más de tres meses. Desde entonces ha labrado una imagen confusa. Empezó deslumbrante con goleadas en el Manzanares, pero por detrás acumuló demasiadas derrotas como visitante. Ha celebrado ocho encuentros fuera de casa y de ellos seis son derrotas y dos empates. Lo peor es la cifra de goles: 18 en contra y cuatro a favor.

Una decepción en términos de resultado que, en su momento, se compensó con buenos partidos en Valencia y en la primera parte del Bernabéu. El juego se resintió sobremanera frente al Barcelona (5-0), el Granada (0-0), el Athletic (3-0) y el Getafe (3-2).

En la Liga Europa, los guarismos no han mejorado este proceso cambiante para el Atlético, que palidece cuando sale de su estadio. Solo un gol en dos partidos (1-1 en Rennes y 2-0 ante el Udinese). Lo consiguió Juanfran a última hora para salvar los muebles ante el conjunto francés.

Los 97 días de abstinencia no significan, sin embargo, peligro para el Atlético. Si gana en Glasgow, será uno de los 32 equipos que jueguen la siguiente ronda. Si no lo hace, tendrá que esperar al último encuentro en casa ante el Udinese para convertirse en uno de los dos clasificados del grupo I. Falcao, recuperado aunque no seguro titular, debe ayudar en la tarea.