Premier League

Yaya Touré acusa a Guardiola de racista

«Quiero ser quien destroce el mito de Pep. Finge no tener problemas con la gente negra porque es demasiado inteligente como para que le pillen»

Actualizado:

Yaya Touré ha lanzado un durísimo ataque a Pep Guardiola durante una entrevista que se publicará este martes en France Football, pero de la que ya se conocen algunos extractos. Touré, que dejó el Manchester City este mes de mayo después de ocho temporadas en el club, acusa al entrenador de ser «cruel» con él y de actuar con «venganza»: «Quiero ser quien destroce el mito de Pep. Creo que he tratado con alguien que solo quería vengarse de mí. No sé por qué, pero tengo la impresión de que estaba celoso de mí, que me tenía por un rival».

Touré, que también coincidió con Guardiola en el Barcelona criticó las pocas oportunidades que le concedió el técnico durante esta última temporada, pese a que sus números eran mejores que los de otros compañeros. El marfileño, incluso, no duda en acusar a Guardiola de racismo por su diferencia de trato con los jugadores negros: «Fue cruel conmigo. ¿Alguien piensa que Pep hubiera actuado igual con Iniesta? Llegó un punto en el me pregunté si era por mi color. No soy el primero, otros jugadores del Barça ya se hicieron esa pregunta. Quizás los jugadores africanos no somos tratados igual por cierta gente. Cuando ves los problemas de Pep con los jugadores africanos te hacen ese tipo de preguntas».

«Cuando ves los problemas de Pep con los jugadores africanos te hacen ese tipo de preguntas»

«Él finge no tener problemas con la gente negra, porque es demasiado inteligente como para que le pillen. Nunca lo confesó. Pero el día en que uno de sus equipos tenga cinco africanos no nacionalizados en el campo le prometo que le envío una tarta», bromeó.

El exjugador azulgrana incidió en que su falta de minutos con el de Santpedor no tuvo que ver nada con el estado físico. «Traté de entenderlo, incluso pregunté en voz baja mis estadísticas a los entrenadores físicos. Y cuando me di cuenta de que eran tan buenas o mejores, tanto en el entrenamiento como en el partido, como las de aquellos que jugaban y que eran más jóvenes que yo, entendí que no era una cuestión física», explicó.