Vicente del Bosque, entrenador del Real Madrid: «No creo que estemos en una situación para tomar pastillas»

La afición del Bernabéu habla de crisis porque el conjunto blanco suma tres encuentros sin ganar y sólo ha logrado un triunfo en los seis últimos entre la Liga y la Copa de Europa

TEXTO JULIÁN ÁVILA FOTOS IGNACIO GIL
Actualizado:

MADRID. El día siguiente al empate ante el Villarreal, Vicente del Bosque mantiene que las últimas decepciones son fruto del desarrollo de la competición, desdramatiza la situación tras la oleada de críticas y apela a la profesionalidad del grupo.

- ¿En la última semana ha notado ansiedad en el equipo?

- No. No parece que nos hayan perjudicado los resultados poco positivos que hemos acumulado. No estamos inmersos en una situación angustiosa. Hace dos meses ganamos la Supercopa de Europa y hace diez días todo el mundo nos ponía como ejemplo del equipo que hacía el mejor juego en Europa. En apenas una semana todo ha dado un giro y lo que tenemos que hacer es dar otro giro.

- ¿Hay una justificación para este bajón?

- No. Sólo es consecuencia del desarrollo de la competición. No hay una explicación. Y no somos los únicos afectados. El Arsenal llevaba varios meses sin perder y ha encadenado tres derrotas consecutivas. Antes le ocurrió algo parecido al Deportivo. El Bayern Múnich está casi fuera de la Liga de Campeones y el domingo empató en casa con el Hannover. El Milán también perdió ante el Chievo y ha dejado el liderato.

- ¿Los resultados están justificados por las bajas de Raúl o Figo?

- No, para nada, y nunca me escudaría en las bajas.

- Pero ante el Villarreal se echó de menos el juego por las bandas.

- Es verdad que Figo es un jugador muy importante. Esa es una opinión que respeto y no busco justificación alguna, aunque también digo que con Figo en el campo también nos obsesionamos en atacar por el centro.

- Y no hay claridad en ataque

- La hay, pero ha bajado en las últimas citas. Al Alavés le hicimos treinta y cinco ocasiones y otras tantas al AEK. No hay una regla para explicar estos cambios y esto es fútbol.

- ¿Qué parte del culpa tiene el entrenador?

- Claro que tiene culpa cuando se pierde o cuando se gana, pero casi nunca hablaré en público de estas cosas. Lo único que puedo decir es que creo que no hemos hecho nada mal.

- ¿Cuál sería la mejor medicina en estos momentos?

- Seguir entrenando con tranquilidad y trabajando con entusiasmo. No creo que estemos en una situación para tomar pastillas. Tampoco es tanto el daño que nos afecta. No estamos eliminados en ninguna de las competiciones y el público no se ha mostrado disconforme. Los aficionados están como locos por aplaudir las acciones de nuestros jugadores, aunque sentimos los pequeños disgustos que les hemos dado.

- ¿Por qué mantuvo casi intacto el equipo tras la derrota de Santander cuando tenía a muchos internacionales algo cansados?

- Porque creí que era lo conveniente. No me paré a pensarlo. En aquel momento no había que quitar a nadie. Puede que el día de Santander debería haber dado descanso a Zidane y a Makelele, que llegaron muy castigados físicamente.

- ¿El equipo se escalona bien cuando tiene que defender?

- No me disgusta como manejamos este concepto. Este equipo piensa en defender desde Guti y Zidane, y ya no digo de gente como Celades, Cambiasso o Makelele, hasta el portero. Está dispuesto para defender y lo hemos hecho bastante bien hasta ahora. Tengo que reconocer que nos han hecho mucho daño los tres goles ante el AEK y el primero suyo en el Bernabéu.

- Da la sensación de que las líneas demasiado separadas.

- Tenemos nuestros mecanismos para atacar y para defender. Puede ser que en alguna ocasión no nos hayan salido bien.

- ¿Teme que en un momento aparezca la anarquía y las individualidades solapen al colectivo?

- Mire, el año pasados ganamos la Copa de Europa con una individualidad de Zidane en un partido regular por nuestra parte. Eso es simplificar demasiado el éxito porque antes hubo acciones importantísimas del colectivo ante el Barcelona o el Bayern. El Madrid está confeccionado con individualidades, pero en base a un equipo. Los jugadores no se conforman con jugar bien, sino con ganar. Y eso sólo lo hacen con el equipo.

- ¿Existe un Madrid con dos caras?

- No lo sé. Sé que es difícil mantener el equilibrio con un calendario tan exigente. No estamos en un momento dramático o complicado para el club porque días atrás habíamos orientado bien el caminar en la Copa de Europa y en la Liga seguimos arriba.

- ¿Es bueno que para superar el traspiés estén a la vista rivales como el Roma o el Deportivo?

- Quizás, porque este equipo actúa de manera diferente ante grandes equipos.