El Valencia empezó bien pero desperdició la ventaja conseguida por Mata. / AFP
El Valencia empezó bien pero desperdició la ventaja conseguida por Mata. / AFP

El Valencia se estrena sin suerte

Mata adelantó al Valencia pero el Lille aprovechó una carambola para empatar por medio de Gervinho (1-1)

EFE
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Valencia impuso su ley en el primer cuarto de hora del partido, con varias aproximaciones peligrosas a la portería de su ex guardameta Butelle, entre las que destacó un balón que Joaquín envió al larguero. En el minuto 18, los valencianistas reclamaron que el árbitro debió expulsar a Beria tras una entrada a Miku, pero el colegiado no señaló falta.

Esa jugada invirtió la tendencia del juego en el primer tiempo y el equipo francés se convirtió en dominador y creador de ocasiones, que no acabaron en gol gracias a las buenas actuaciones del guardameta César.

La más clara de ellas fue una del capitán Dumont que acabó dentro de la portería del Valencia, pero que el árbitro anuló por fuera de juego, y el encuentro llegó al descanso en una fase de superioridad y de mejor fútbol por parte del equipo francés.

Aunque el Valencia se mostró más intenso en el inicio del segundo tiempo, muy pronto el Lille recuperó las riendas del juego y volvió a poner en apuros a César más a base de fuerza y coraje que de un fútbol trenzado, aunque la ocasión más clara de gol fue para Zigic, que no llegó al balón a puerta vacía (m.66).

Menos juego, más goles

El partido fue menos vistoso que en el primer periodo ya que ambos equipos empezaron relativamente pronto a considerar importante el punto que les daba el empate a cero, aunque la siguiente ocasión clara de gol también fue para el Valencia en una penetración por la banda de Joaquín (m.72).

Cuando el encuentro ya había entrado en el último cuarto de hora, una gran jugada de Joaquín fue culminada por Mata, quien puso el 0-1 en el marcador, un gol que parecía dar la victoria al Valencia, pero poco después, un balón rebotado quedó en las botas de Gervinho, quien hizo el empate a cinco minutos del final.

A partir de entonces, el Lille puso cerco con peligro a la meta del equipo valenciano, pero el empate se mantuvo hasta el final del encuentro.