Tragedia en el rugby: muere Faiva Tagataul, jugador de la selección sub 20 de Samoa

El internacional sufrió una lesión en la cabeza y un paro cardíaco durante un partido con su club

Actualizado:

Faiva Tagatauli, jugador de la selección de Samoa Sub-20 de rugby, ha muerto este jueves después de sufrir una lesión en la cabeza y un paro cardíaco durante un partido con su club, el Vaimoso Rugby, el pasado fin de semana, confirmó la Unión de Rugby de Samoa en un comunicado.

Tagatauli pidió ser sustituido a 10 minutos del final del encuentro y abandonó el terreno de juego sin necesitar ningún tipo de ayuda, pero perdió el conocimiento y entró en un paro cardíaco. Los servicios médicos reanimaron al jugador, de 27 años, y lo trasladaron al Hospital Nacional, donde pasó cuatro días ingresado antes de morir este jueves.

Faiva Tagataulli
Faiva Tagataulli

«Nuestros pensamientos y oraciones están con la esposa de Faiva, Seutatia, y su hijo, así como también su familia en Fagamalo. Haremos todo lo posible, dentro de nuestros medios, para ofrecer apoyo en este momento difícil», afirmó el director ejecutivo de la selección de rugby de Samoa (SRU), Vincent Fepuleai.

Fepuleai también quiso dejar claro que la SRU sabe de la importancia del bienestar de los jugadores y «garantiza» que esa sensibilización con el tema de la salud llegue a jugadores y técnicos. «Trabajamos en estrecha colaboración con la Asociación de Jugadores de Rugby y World Rugby para garantizar que los programas de entrenamiento y sensibilización se implementen a jugadores, entrenadores y administradores», agregó.

La muerte de Tagatauli se produce en un momento en que en se han dado otros tres fallecimientos en el mundo del rugby por lesiones sufridas mientras jugaban. En mayo, Adrien Descrulhes, de 17 años, fue encontrado muerto en su habitación la mañana después de sufrir una conmoción cerebral durante un partido con el Billom y la autopsia confirmó que había sido por una hemorragia cerebral.

En agosto, Louis Fajfrowski, del Aurillac y solo 21 años, murió en el vestuario durante un partido amistoso después de sufrir un infarto. Después de una investigación, se supo que, en un balón dividido, su corazón pudo haberse detenido porque lo habían golpeado en el pecho. Y en diciembre, el joven lateral del Stade Francais Nicolas Chauvin, de 18 años, se rompió el cuello y murió tras quedarse atrapado en un «tackle» entre dos hombres.