El gallego Rubén de la Barrera, entrenador del Al Ahli qatarí
El gallego Rubén de la Barrera, entrenador del Al Ahli qatarí
Fútbol

Los técnicos españoles que impulsan el fútbol de Qatar

Rubén de la Barrera y Raúl Caneda, los últimos en llegar al país que se ha proclamado campeón de la Copa Asia y que mira con ilusión al Mundial que organizará en 2022, explican a ABC sus experiencias

Actualizado:

Presentado en diciembre por el Al-Ahli de Doha, Rubén de la Barrera ha sentido a pie de calle el éxito qatarí en la Copa Asia, el primer título de la selección de un país sin tradición futbolera. «Se ha vivido con pasión, ha sido una fiesta», afirma el joven entrenador coruñés que en 2017 llevó la felicidad a León al devolver a la Cultural a Segunda división. Aquel año, el catalán Félix Sánchez Bas, el hombre del milagro, fue nombrado seleccionador absoluto de Qatar, donde la presencia española no para de crecer. No solo entrenadores, también preparadores de porteros, ojeadores y directores deportivos.

Marina, Murcia y Pindado
Marina, Murcia y Pindado

«En Qatar se valora desde hace tiempo a los españoles porque el impacto de nuestro fútbol es grande. Se percibe confianza en nosotros y en nuestros métodos», explica Rubén de la Barrera, que comenzó este curso en el cuerpo técnico de la Real Sociedad. Días después de la presentación del coruñés con el Al-Ahli, Raúl Caneda, otro gallego, en este caso de Pontevedra, se convertía en técnico de un equipo rival, el Umm Salal. La mudanza ha resultado para él menos vertiginosa porque entre 2012 y 2016 entrenó en Arabia Saudí. «La pasión social con la que se vive este deporte en Arabia Saudí no tiene comparación», afirma, aunque la explosión de Qatar en la Copa Asia no le ha extrañado «porque cuando me enfrentaba a sus clubes se notaba que cada vez iban adquiriendo mayor capacidad competitiva». Junto a De la Barrera y Caneda, el cordobés Pepe Murcia, que en 2006 se sentó en el banquillo del Atlético de Madrid, dirige al Al Shahaniya y completa la terna de entrenadores nacionales en la principal liga de Qatar, un país que ha elevado notablemente el nivel de su fútbol por el estímulo que supone organizar el Mundial de 2022. «Poder aportar a chicos que pueden ser mundialistas en 2022 es para nosotros una experiencia gratificante. Ellos son conscientes de la gran oportunidad que tienen delante. El éxito de la Copa Asia les ayudará», destaca De la Barrera.

La Academia Aspire, organización gubernamental creada para formar a los jóvenes como futbolistas y personas, ha provocado el estallido definitivo de una prometedora hornada de jugadores. Al frente de ellos, Almoez Ali, delantero que en la temporada 2015-16 jugó en Segunda B con la Cultural Leonesa porque este club es una de las «fábricas de futbolistas» de Aspire. En 2015, el centro de alto rendimiento deportivo más espectacular del mundo compró el 99 por ciento de las acciones de la entidad leonesa con el objetivo de convertirlo en un club de formación de jugadores qataríes para el Mundial de 2022. La conquista de la Copa Asia demuestra que la hoja de ruta va por tan buen camino como la progresión de Almoez Ali. En esa competición, el punta acabó celebrando nueve goles, cifra jamás firmada. «Tiene potencial, pero es difícil saber hasta dónde puede llegar, habría que verle en escenarios más competitivos», asegura Caneda a ABC. «Aquí hay jugadores que tienen contratos millonarios y son semidioses, pero al salir al exterior se convierten en uno más. Eso no es fácil de digerir», añade.

Juan Ferrando fue el entrenador de la Cultural Leonesa (2015-16) que empezó a trabajar con qataríes y recuerda bien a Almoez Ali y al resto de los chicos que llegaron con él. «Apenas llegaban a los 19 años y a la hora de competir en Segunda B lo acusaban en momentos puntuales. Eso sí, tenían conceptos tácticos muy claros y se notaba que venían de una academia donde se desarrolla una metodología continuada. Él tenía una pillería especial», asegura a este periódico. «Eran chicos jóvenes muy normales. Aquella temporada, cuando aterrizaron ellos, coincidió con la llegada del AVE a León y aprovechaban siempre que no había entrenamiento para ir a Madrid a comprar», añade.

Una liga de dos velocidades

Con buen físico, los futbolistas de Qatar necesitaban la disciplina y el rigor impuesto en el programa de desarrollo de la Aspire Academy, destaca Caneda. «Eran jugadores con mucho talento, pero con conductas poco profesionales a la hora de entrenar, de descansar. La apuesta del Gobierno por el fútbol ha dado el empujón a esa cultura del trabajo que faltaba aquí, se ha profesionalizado el talento innato que tienen los futbolistas de este país».

Con la ayuda de otros dos españoles, Roberto Simón Marina como segundo y Ángel Pindado como entrenador de porteros, Pepe Murcia conseguió el pasado año el ascenso a Primera con el Al Shahaniya y ahora compite en una liga, según De la Barrera, en la que existen dos velocidades. Cuatro españoles participan en ella: Xavi, Gabi, Álvaro Mejía y Víctor Vázquez. «La liga, a día de hoy, está dividida claramente en grupos de equipos. Es un campeonato heterogéneo en donde se aprecia gran diferencia de nivel entre los participantes», afirma el técnico. Su objetivo y el de los otros entrenadores españoles, según afirma, es ayudar a «ir poco a poco reduciendo esas distancias entre los equipos».

Raúl Caneda, el entrenador del Umm Salal
Raúl Caneda, el entrenador del Umm Salal