Moncef Khemakhem
Moncef Khemakhem - AFP
Túnez

Suspendido de por vida por acosar al árbitro

El presidente del Sfaxien saltó al césped y besó y mordió la oreja del colegiado durante un partido

Actualizado:

Moncef Khemakhem, presidente del Sfaxien, club de Túnez, ha sido suspendido de por vida y sancionado con 12.000 euros por la federación de fútbol de este país (FFT) por su peculiar comportamiento durante un partido de la liga local el pasado 1 de marzo. Entonces, descontento con una decisión del árbitro, saltó al césped para besar al colegiado y morderle una oreja.

El directivo se sumó a las protestas de sus jugadores después de que su rival, el Etoile du Sahel, empatase a dos mediante un discutido penalti. Khemakhem, con una irónica sonrisa en el rostro, desafió al juez, al que acabó besando, mordiendo la oreja y pellizcándole la mejilla, en unas imágenes que circulan desde entonces por las redes sociales.

No contento con su vergonzosa actuación, el presidente del Sfaxien se jactó de ella en declaraciones posteriores a la televisión pública. «Hemos decidido hacer valer nuestros derechos con nuestros dientes y nuestros dedos y tuvimos nuestro regalo», afirmó refiriéndose a una pena máxima inexistente que los árbitros señalaron a favor de su equipo, que ganó finalmente por 3-2. Además reconoció que había «pellizcado en dos ocasiones el culo» del árbitro asistente «para elevarle la moral, ya que había perdido el hilo del partido».

La FFT suspendió de por vida a Khemakhem «de toda actividad en el fútbol y castigarle con una multa de 30.000 dinares», según hizo público en un comunicado. El presidente del Club Sfaxien fue acusado de «comportamiento peligroso y antideportivo, atentado contra el pudor y falta a las buenas maneras», y todo ello con el objetivo de «presionar al arbitraje».