Internacional

Once expulsados en el «partido de la vergüenza» de Uruguay

La final de cuarta división entre Conventos y Boca Júniors ya fue aplazado la semana pasada al aparecer el árbitro borracho

Actualizado:

Una tremenda batalla campal entre los jugadores del Conventos y el Boca Júniors, finalista de la cuarta división de Uruguay, provocó la suspensión del partido antes de alcanzar el final de la primera mitad.

Los incidentes se produjeron en el minuto 37, cuando un jugador del Conventos dio un cabezazo a uno de los defensores rivales. Rápidamente, los jugadores de uno y otro equipo, todos entre 17 y 18 años, comenzaron una descomunal pelea que obligó al árbitro a expulsar a un total de once futbolistas, seis de Boca y cinco de Conventos, uno de ellos suplente en el momento de la pelea.

Se da la circunstancia de que este partido ya había sido suspendido la semana pasada al descubrirse que el árbitro designado estaba borracho. La actitud errática del colegiado durante el partido alertó a los aficionados, que llamaron a la Policía. Sometido a un control de alcoholemia dio positivo, por lo que fue trasladado a comisaria.