Las selecciones del grupo B: Brasil, Italia, Estados Unidos y Egipto

AGENCIAS |
MADRIDActualizado:

Brasil, la defensora del título expone sus mejores armas

La selección brasileña defenderá en Sudáfrica'09 el título de la Copa de las Confederaciones logrado en Alemania'05 con sus mejores armas, ya que Carlos Caetano Bledorn Verri 'Dunga' contará con la mayoría de las figuras del momento. Los Kaká, Robinho o Pato liderarán un equipo ambicioso, con mezcla de juventud y experiencia, que buscará su tercer título y pasar a encabezar en solitario el palmarés de este torneo y dejar atrás a Francia, la única selección que lo ha ganado dos veces seguidas.

La historia indica que Brasil, único conjunto que ha participado en todas las ediciones de la Copa de las Confederaciones, es el equipo a batir en Sudáfrica'09, pero con permiso de las otras dos grandes potencias presentes, España e Italia. Esta última será su gran rival en el grupo B, pues si los pronósticos se cumplen el primero evitará en semifinales a España y tendrá, teóricamente, un cruce más sencillo. En el último amistoso disputado entre ambos equipos en el estadio Emirates de Londres Brasil cortó la racha de Marcello Lippi al frente de la selección 'azzurra' al ganar por 2-0 con goles de Elano y Robinho.

Dunga quiere dar los pasos medidos para formar el bloque idóneo que devuelva a Brasil la corona del fútbol universal. Primero debe pasar las eliminatorias de clasificación mundialista, luego demostrar su auténtica capacidad competitiva en este ensayo de la Copa Confederaciones y ya encarar con la exigencia debida el Mundial del próximo año también en Sudáfrica. Ronaldinho Gaúcho, Adriano y el madridista Marcelo se han quedado fuera de una lista formada principalmente por jugadores que militan en clubes europeos y, como es habitual, teóricamente con muchos argumentos para aunar táctica y técnica.

Italia, la campeona del mundo ante el penúltimo reto de su actual ciclo

La selección italiana, de nuevo de la mano de un seleccionador Marcello Lippi que fue quien le llevó a lo más alto de la cima futbolística en la Copa del Mundo de Alemania 2006, afronta la Copa de Confederaciones como el penúltimo reto para una "vieja guardia" de jugadores que le dio el éxito, pero que sabe que para muchos de ellos su final será Sudáfrica 2010. Tras el "fracaso" de la Eurocopa de Austria/Suiza 2008, con Roberto Donadoni como seleccionador, donde cayó en la tanda de penaltis ante la campeona, España, pero sin haber dejado antes buenas sensaciones, la Italia de Lippi ve también la Copa de Confederaciones como la oportunidad de recuperar prestigio.

Con Lippi, acumulando los dos periodos, el combinado "azzurro" ha sumado 31 encuentros consecutivos sin conocer la derrota, lo que le permitió igualar la plusmarca de invicto que con un equipo nacional compartían el argentino Alfio Basile y el español Javier Clemente. Fue, precisamente, Brasil, la otra "grande" del grupo B, la que detuvo la marcha imparable de Lippi, con el 2-0 que le endosó en partido amistoso que tuvo lugar el 10 de febrero de 2009, en el estadio Emirates de Londres.

En total, Lippi al frente de la "azzurra" suma 38 partidos, con 21 triunfos, 14 empates y 3 derrotas; habiendo anotado 57 goles y encajado 27. Datos que dicen claramente la dificultad de enfrentarse a la Italia del técnico de Viareggio (Toscana). Para la cita sudafricana'09, el técnico ha convocado a sus "viejos" Gianluigi Buffon, Fabio Cannavaro, Fabio Grosso, Gianluca Zambrotta, Mauro Germán Camoranesi, Iván Gennaro Gattuso, Andrea Pirlo y Luca Toni; es decir, su columna básica. A ellos, une jugadores ya de reconocido recorrido en el concierto internacional como Giorgio Chiellini, Daniele De Rossi, Vincenzo Iaquinta y Alberto Gilardino; y otras "novedades" como Giuseppe Rossi, Riccardo Montolivo y Davide Santon.

Estados Unidos, el sueño americano

La Copa de las Confederaciones es para la selección de Estados Unidos una gran ocasión de exponer que su progresión, al amparo de la MLS y quince años después de 'su' Mundial, no es sino una realidad y que el sueño del 'soccer' en el gigante no es una utopía entre el béisbol, el baloncesto, el fútbol americano, el boxeo, el hockey hielo...Tercera en 1992 -primera edición- y 1999, el equipo norteamericano solicita el protagonismo mundial que tiene la selección femenina y que en el plano masculino tan solo lo encuentra en la zona de la CONCACAF, cuyas dos últimas Copa de Oro ha ganado, y con cuentagotas a nivel universal, como con los cuartos de final que alcanzó en Corea y Japón 2002, en los que fue frenado en seco por Alemania.

El Mundial de 1994 sirvió para incrementar el interés por el 'soccer' en Estados Unidos y tras un parón la Major League Soccer (MLS) parece reflotar de manera paulatina, aunque las principales estrellas norteamericanas se han buscado la vida en Europa. Mientras Landon Donovan, el más experto del grupo, forma parte de los Galaxy de Los Ángeles, los Tim Howard (Everton), Carlos Bocanegra (Rennes), Oguchi Onyewu (Standard de Lieja), Freddy Adu (Mónaco), DaMarcus Beasley (Rangers), Michael Bradley (Borussia Moenchengladbach), Jozy Altidore (Xerez) y Clint Dempsey (Fulham), están al otro lado del Atlántico.

Por tanto, Estados Unidos estará formado por un conjunto ya con bastante experiencia en las principales ligas europeas y por ello es un equipo peligroso, capaz de sorprender en cualquier momento a las poderosas Brasil e Italia. Al frente de la selección está un técnico experimentado en Norteamérica como Bob Bradley, que mira también muy atento a la fase de clasificación mundialista y que entiende la Copa de las Confederaciones como una oportunidad también para evaluar al equipo y para mejorar.

Egipto, la ambición de los 'faraones'

Son los soberanos del fútbol africano. Campeones de la CAN en las dos últimas ediciones, en 2006 y 2008, los 'Faraones' acuden a Sudáfrica'09 dispuestos a romper los pronósticos, a salir adelante de un grupo con Brasil, Italia y Estados Unidos. Incluso su anhelo, su sueño faraónico, va más allá, el convertirse en el primer equipo africano en ganar la Copa de las Confederaciones.

Su regularidad ha sido su mejor característica en los últimos tiempos con sus títulos en su país en 2006 y en Ghana en 2008, pero figura en su debe que han sido en el ámbito africano, no universal, sin olvidar, no obstante, el tercer puesto en el Mundial sub'20 de Argentina'01. El buen trabajo hecho con la base ha dado sus frutos y el hombre que lleva las riendas del equipo, Hassan Shehata, lo sabe bien, porque bajo su mando Egipto logró el Campeonato Africano Juvenil en 2003 en Burkina Faso. Su ayudante, Shawky Gharieb, fue el técnico en Argentina.

Los 'faraones' mantienen esa idea e incluso buena parte del bloque de aquellos éxitos, en el banquillo y en el campo, pero de una vez quieren dar el salto de calidad que les impide rubricar las buenas vibraciones a nivel absoluto en el plano mundial. Shehata dispone de un conjunto en el que aúna juventud y veteranía, que tras la decepción de quedarse fuera del Mundial de Alemania 2006, ve con optimismo la última fase de Sudáfrica 2010.

Amparada la competición doméstica, e incluso continental africana, en el poderío del Al Ahly de El Cairo, Egipto ha exportado jugadores que se están haciendo un nombre muy importante en Europa, como Amr Zaki, del Wigan inglés, Mohamed Zidan, del Borussia Dortmund, e incluso Mido, del Wigan, quien se ha quedado fuera de la lista junto a Emad Moteab y Mohamed Barakat. También estará Mohamed Aboutrika, el autor del gol en la final de la última CAN, aunque Seshata pretende que prime el grupo por encima de las individualidades, con equilibrio entre la fuerza y el toque en la medular, propio del fútbol norteafricano, y la rapidez en ataque.