Sergio García celebra su gol ante el Levante
Sergio García celebra su gol ante el Levante - EFE
Fútbol

La segunda juventud de Sergio García

El delantero del Español se convierte en la amenaza del Madrid a sus 35 años

BarcelonaActualizado:

Poco imaginaba Sergio García cuando goleaba en las categorías inferiores del Barcelona y soñaba con triunfar en el Camp Nou que se convertiría en el ídolo del eterno rival ciudadano, el Español. Ni que los que le pitaban cuando visitaba el feudo azulgrana con la camiseta azulgrana hoy le jalearían esperando un gol suyo ante el Real Madrid, enemigo acérrimo por encima del periquito. Sus 969 goles en las divisiones menores del Barça, que le convirtieron el máximo goleador de la historia de la cantera del club catalán, no le sirvieron para lograr la continuidad en el primer equipo a las órdenes de Frank Rijkaard y tuvo que labrarse el futuro en el Levante, el Zaragoza y el Betis antes de recalar en el Español.

Han pasado más de 14 años desde que se enfundara por última vez la camiseta azulgrana y su corazón ha desterrado ya cualquier sentimiento de gratitud hacia el club culé. No obstante, hoy amenaza al Real Madrid. La marcha de Gerard Moreno le convierte en el punta de lanza de un Español que se ha reforzado con Borja Iglesias y en el que se mantiene un Baptistao que también sueña con levantar los brazos en el Bernabéu. A sus 35 años, tras tres descensos (levante, Zaragoza y Betis) y una aventura en Qatar (en el Al-Rayyan), Sergio vive una segunda juventud. De hecho, la semana pasada anotó el gol del triunfo ante el Levante (1-0), lo que le convirtió en el máximo goleador de Cornellá en Liga con 23 tantos, superando a Gerard Moreno, hoy en las filas del Villarreal.

Sergio García, que este verano renovó su contrato con el Español, sueña con retirarse vestido de blanquiazul. Solo así se explica que aceptara quedarse rebajándose sensiblemente su ficha tras no cumplirse los parámetros para su renovación automática. Lo que nadie esperaba es que Rubi le concediera la titularidad convirtiéndole en pieza fundamental de su columna vertebral. No obstante, el delantero del Bon Pastor se lo gano a pulso acortando sus vacaciones y realizando un trabajo extra para llegar a punto a la pretemporada. «Me encuentro muy bien, pero a medida que pasan las semanas estoy mejor y espero que aún se pueda ver a un mejor Sergio García. Trabajo para ser titular, para esto me esfuerzo en el día a día», explica cada vez que se le pregunta por su estado de forma.

La felicidad de Sergio es la misma que la de su equipo, que se plantará en el Bernabéu en posiciones de Champions League. «Ya llevamos dos triunfos en casa y debemos seguir en esta línea», asegura. No obstante, veterano como es, sabe que hoy no lo tendrán nada fácil. «Estamos contentos por la última victoria y por la posición en la que estamos. Estamos ilusionados, ahora viene el Real Madrid, pero siempre es un gran equipo. Le vamos a dar guerra. A todo el mundo le gusta verse arriba, pero tenemos que mantener los pies en el suelo. Pero nos gusta hacer disfrutar a nuestra gente», explica sin poder ocultar una sonrisa.

No descartan la sorpresa

El mensaje del delantero del Español es similar al que han ido argumentando el resto de futbolistas del Español, que no descartan una sorpresa en el Bernabéu, empezando por Rubi. El entrenador tiene claro que «no firmo el empate». No obstante, el preparador, que visitará por vez primera el Bernabéu como primer técnico, se abraza a la prudencia: «Vamos con la bandera de la ilusión, pero sin trabajo perfecto y sin eficacia los cañonazos nos la tirarán. Es un momento bueno. Dar guerra significa que haya partido». Ysorprendió: «Para hacer grandes cosas se ha de trabajar muy duro y no creo que pase por ganar o perder en el Bernabéu. Si ganas contra el Real Madrid es un problema grande para el entrenador, que me gustaría tener, porque luego has de motivar la plantilla para el Eibar y Rayo».