Jugadores del Cádiz durante un partido en 2005.
Jugadores del Cádiz durante un partido en 2005. - Paco Martín

Segunda DivisiónEl Cádiz, otra vez propiedad italiana

La Audiencia Provincial de Cádiz dio la razón a la empresa Sinergy y declaró ilegal la subasta de 2013 por la que Locos por el Balón S. L. adquirió el club

Actualizado:

Se acabó la incertidumbre. La Audiencia Provincial de Cádiz se ha pronunciado y ha ratificado la sentencia dictada hace unos meses por el Juzgado de Primera Instancia de esa ciudad. La mercantil italiana Sinergy tenía razón. El Cádiz es suyoy no de Locos por el Balón S. L. Todo comenzó en 2012, cuando el anterior propietario de la entidad, Antonio Muñoz, vendió por 850.000 euros el 51% de las acciones del club a los italianos. El pago debía realizarse en dos tandas, pero la segunda de ellas jamás llegó a ser abonada debido a una serie de irregularidades en la operación.

«La cuestión es que uno de los paquetes de acciones que el señor Muñoz había vendido a mis clientes, más o menos el 9% de ellas, no eran suyas, sino de la sociedad Grupo Bahía de Cádiz. Para venderlas había falsificado los títulos de propiedad. Además, Sinergy alega que el vendedor mintió sobre la situación financiera de la empresa y los estados contables del club antes de la venta, por lo que el segundo pago del precio no correspondía pagarlo», explica José Enrique Rodríguez Zarza, abogado que representa a la empresa italiana. «Sinergy, de todas formas, llegó a un acuerdo con la sociedad propietaria de ese 9% de acciones y en la actualidad ya todo está en orden», añade.

En 2013 Antonio Muñoz, al ver que la mercantil italiana no abonaba el segundo pago, instó una ejecución notarial de las acciones, o en palabras del propio Zarza, «subastó esas acciones», que fueron adquiridas por Locos por el Balón S. L.

Otras irregularidades

Además de los títulos de propiedad falseados por Muñoz, existían otras irregularidades. Concretamente el «falso certificado emitido por el abogado y hasta entonces secretario del Cádiz, Diego García Juan, que aseguró haber inscrito en el libro de socios del club la prenda de las acciones».

Para que esas acciones pudiesen ser subastadas, era necesario que estuviesen inscritas en el libro de socios, pero «dicho libro quedó demostrado en el juicio que no existía», explica Zarza. «Curiosamente, tras la subasta, Diego García Juan, que hasta entonces había sido abogado de los italianos, pasó a ser letrado de los nuevos adquirientes del club en la subasta, Quique Pina y Manuel Vizcaíno».

Ahora, cuatro años después, la Justicia ha dado la razón a la mercantil italiana, propietaria en pleno derecho de la mayoría de las acciones del club gaditano. José Enrique Rodríguez Zarza ha hecho llegar un comunicado a este diario en el que se puede leer que «la Audiencia Provincial de Cádiz ha declarado la nulidad de la subasta notarial de acciones del Cádiz Club de Fútbol SAD». Queda todavía por resolver, sin embargo, en qué quedará la «denuncia penal por deslealtad profesional del abogado (Diego García Juan), falsedad documental y estafa» interpuesta por Zarza, «que ahora tras la ratificación de la Audiencia Provincial se reabrirá para esclarecer los hechos y responsabilidad penal de los autores».