Usain Bolt celebra uno de sus goles en su debut como titular
Usain Bolt celebra uno de sus goles en su debut como titular - AFP
Australia

El secreto de la miel de la localidad natal de Usain Bolt

Los habitantes de Sherwood Content aseguran que esta es la responasble de los éxitos del atleta, quien da sus primeros pasos como futbolista profesional

Actualizado:

Usain Bolt siempre tuvo clara su gran pasión: «Cuando era joven no pensaba en otra cosa que no fuera el deporte». Aunque es un amante del críquet y del fútbol, fue el atletismo el que le regaló una carrera plagada de éxitos. Aun así, nunca renunció a cumplir su sueño de vestirse de corto y dar patadas a un balón. Después de estar varias semanas entrenando con el Borussia Dortmund, en agosto firmó un contrato de prueba con el Central Coast Mariners australiano. El pasado jueves se produjo su examen final: «Esto determinará qué quiere hacer el club conmigo, por es un partido muy importante», dijo en la previa.

Puede que aquellos primeros entrenamientos sobre la hierba de la pequeña localidad jamaicana de Sherwood Content fueran un presagio de lo que sucedió el jueves en el Estadio de Campbelltown. Su equipo se enfrentaba al South West United y Bolt comenzó en el once titular. ¿El resultado? Dos tantos en la victoria por 0-4. «Jugar mi primer partido como titular y marcar dos goles es una sensación increíble. Estoy feliz de demostrar a la gente que estoy mejorando mi juego», afirmó tras el pitido final.

Como no podía ser de otro modo, la expectación en torno al partido fue máxima y más de 6.000 personas se reunieron para ver su debut. Tras el mal sabor de boca que le había dejado su última carrera, de la que se tuvo que marchar lesionado, el jamaicano ha tenido a sus 32 años una nueva oportunidad de disfrutar de una alegría competitiva; y Bolt desplegó todo su arsenal durante el tiempo que estuvo en el campo. El primer gol vino con su sello personal: ganó por velocidad al defensa y definió a la perfección para superar al portero. El segundo llegó provocado por un error del rival. Ambos tantos los celebró con su famoso saludo del rayo, el mismo con el que festejó tantas victorias sobre las pistas de atletismo.

Como hiciera Michael Jordan con el golf y el béisbol, Bolt ha querido probar suerte en una especialidad diferente a la suya. Sus once títulos mundiales y sus ocho oros olímpicos no han hecho tocar techo a una persona que ha estado en los altares del deporte desde que comenzó a competir. Retirado del atletismo desde 2017, no se resigna ahora con el fútbol, su gran pasión desde la niñez. El jamaicano ha superado el escepticismo inicial y anteayer firmó un inmejorable debut oficial como titular con su club en un amistoso.

En su localidad natal aseguran que su éxito reside en la miel que se produce en el pueblo, la que le acompañó durante su infancia y la culpable, según ellos, de la «enorme energía» que tiene. El apodado por derecho propio como «el hombre más rápido del planeta» tiene una ambición personal: jugar en el Manchester United, el club de sus amores. A día de hoy parece imposible que alcance tal nivel competitivo a su edad, pero también lo parecía correr 100 metros lisos en 9,58 segundos y él lo consiguió.