Una imagen del derbi del año pasado, disputado en Tercera
Una imagen del derbi del año pasado, disputado en Tercera - Manu Laya
Segunda B

Salamanca, la ciudad española que se paraliza este domingo por el fútbol

Unionistas y Salamanca CF UDS, cuyos aficionados van unidos de una u otra forma a la extinta UDS, se enfrentan por primera vez en Segunda división B

Actualizado:

Salamanca vive estos días pendiente de un partido de fútbol. Luce en blanco y negro la capital del Tormes a la espera de un choque de máxima rivalidad que mantiene paralizada a la ciudad. Al contrario de lo que ocurre en otros derbis, no hay lucha de colores, porque Unionistas y Salamanca CF UDS comparten la tonalidad en su uniforme.

Los dos clubes de la ciudad presentes en Segunda B disputan este fin de semana un derbi marcado por los colores de la extinta Unión Deportiva Salamanca. Blanco y negro. Porque aunque hace ya cinco años de su desaparición, el espíritu de la UDS estará presente una vez más en el césped de Las Pistas, a solo un puñado de pasos del Helmántico, donde el mítico equipo -desaparecido por sus deudas en 2013- disputó sus mejores partidos.

Hoy en día, ambos estadios están separados por solo una calle, pero

Colas en el Helmántico
Colas en el Helmántico - Manu Laya

la rivalidad entre los dos equipos traspasa esa frontera. Unionistas, anfitrión en el duelo que mañana (12.00 horas) les medirá al Salamanca CF, tiene un origen popular. En su accionariado solo hay aficionados de la UDS y en sus estatutos aparece la intención de que el equipo sea un homenaje a la Unión, pero sin querer nunca ocupar su sitio.

Enfrente espera el Salamanca CF UDS, que detrás de tantas siglas esconde un anhelo distinto. Tras comprar los símbolos de la Unión, ha conseguido que la federación le autorice a utilizarlos, aunque por el momento no le permite denominarse Salamanca UDS como era su intención inicial. Sin ser la Unión, sus aficionados también anidan en su corazón el sentimiento albinegro.

Será la primera vez que ambos equipos, cuya rivalidad crece con el paso de los años, se enfrenten en Segunda B. El ascenso meteórico de ambos hace que el derbi del Tormes ya sea de bronce. La difícil clasificación de los dos aumenta la importancia del partido que la ciudad vive de manera especial, dividida en dos equipos, pero con los mismos colores.

Las colas para sacar una entrada han sido habituales durante la semana. Una imagen de otros tiempos en el Helmántico, donde los seguidores del Salamanca CF han tenido que acudir para retirar su localidad.

Lo que no quieren, ni uno ni otro, es que se repitan los incidentes del año pasado, cuando hubo alguna que otra pelea en las inmediaciones del estadio. Por eso, en el dispositivo de seguridad previsto para el choque se instalará un cordón de seguridad para impedir que ningún aficionado sin entrada acceda a la ciudad deportiva.