Kurban Berdiev, entrenador del Rostov, nunca abandona el «tasbih» en el banquillo
Kurban Berdiev, entrenador del Rostov, nunca abandona el «tasbih» en el banquillo - www.rusfootball
Rusia

El Rostov ruso, el otro Leicester del fútbol europeo

Con graves problemas económicos, el club que entrena el carismástico Kurban Berdiev se acerca a su primer título de liga

Actualizado:

El cuento de hadas que vive la ciudad inglesa de Leicester, a un paso de ver a su equipo proclamarse campeón de la Premier League por primera vez en su historia, tiene un espejo a miles de kilómetros, en la otra punta de Europa. Rostov, una de las ciudades más antiguas y turísticas de Rusia, también sueña con levantar su primer título de liga y cada vez se acerca más al objetivo guiado por su peculiar técnico, Kurban Berdiev. Un carismático entrenador que en el banquillo nunca abandona el «tasbih», una especie de rosario que utilizan los musulmanes.

El club más representativo de Rostov, ciudad del sur de Rusia, ha sorprendido esta temporada a los dos gigantes del fútbol de ese país y aparece como sorprendente líder de la clasificación. Los grandes dominadores en las últimos años no consiguen dar caza a un equipo que tiene graves problemas económicos para pagar los salarios de sus técnicos y jugadores, y que ve amenazado su futuro. La denuncia presentada recientemente ante los tribunales por impagos ha agravado la situación de que una entidad que corre el riesgo de ser declarada en bancarrota, pero que cada jornada aumenta el sueño de sus aficionados.

Con un punto de ventaja sobre el CSKA, en la última jornada goleaba en su estadio al todopoderoso Zenit (3-0), un coloso deportivo y económico, y dejaba al equipo de la antigua capital zarista sin apenas posibilidades de aspirar al título. El secreto del éxito del Rostov tiene nombre propio, Kurban Berdiev, un técnico que ya saboreó las mieles del triunfo al proclamarse sorprendentemente campeón de la liga rusa con el Rubin Kazán en 2008 y 2009.

Berdiev, que ya se convirtió en una celebridad en Rusia al derrotar al Barcelona de Messi en el Camp Nou (1-2) en la Liga de Campeones de 2009, asumió las riendas del Rostov a finales de 2014, cuando el equipo se encontraba en último lugar. Con él al mando, el Rostov logró salvar la categoría y la directiva realizó un esfuerzo económico para reforzar la plantilla a gusto de su ambicioso técnico. El central español César Navas y el ecuatoriano Noboa, que también fueron campeones con el Rubin Kazán, volvieron a reencontrarse con Berdiev en el vestuario del Rostov.

«¿El objetivo de la temporada? Partido a partido», insiste continuamente Berdiev, quien se declaraba, en una entrevista con Efe, gran admirador de Diego Simeone, el enrenador del Atlético de Madrid. Sin embargo, el título cada vez está más cerca de las vitrinas de un Rostov al que le separan solo cinco partidos del mayor éxito de su historia. Es verdad que debe jugar tres partidos fuera y dos en casa, pero debe visitar a equipos de la zona baja como el Dinamo y el Mordovia -farolillo rojo-, además del Terek, que es sexto.

En cuanto a los partidos en su estadio, donde no conoce la derrota en toda la temporada y en las últimas jornadas derrotó al CSKA, Spartak y Zenit, aún tiene que recibir al Lokomotiv, tercer clasificado, y al Ural, octavo.