El United, líder por deserción
De Gea celebra el segundo tanto del Manchester United - AFP
premier league

El United, líder por deserción

El United es el único grande que arranca la Premier con victoria tras los empates de Arsenal, Liverpool y Chelsea

MADRID Actualizado:

Sucede en las presentaciones. Caras nuevas, afinidad en pañales, pasos tímidos. Hasta el equipo más pintado lo sufrió en el estreno de la Premier, pero sólo el Manchester United logró sortearlo con una victoria que le coloca con un primera ventaja minúscula en la carrera por el título.

Ni el debut de Villas-Boas, ni el remozado Liverpool, ni el Arsenal huérfano. Los de Alex Ferguson salieron mejor de tacos, aunque fuera por resultado y no por sensaciones. Venció 1-2 en su visita al West Bromwich, pero con objeciones.

Objeciones que comenzaron otra vez con De Gea. El madrileño no termina de hacerse con la talla de su nueva camiseta. Volvió a errar y ya se sabe: el cancerbero es el único que no tiene nadie detrás para subsanarlo. Ayer costó un momentáneo empate.

Se había adelantado el United con un gol inicial de Rooney tras una preciosa pared con Ashley Young. El extremo ya era para entonces el hombre más peligroso de su equipo. El más incisivo, como reza en su código. Y fruto de esa obstinación llegó un gol en la recta final que salvó los muebles.

Aunque es pronto para hacer matemáticas, el triunfo sirve para obtener una ligera ventaja moral sobre sus rivales. Como el Chelsea, que se estrelló contra el Stoke City en el esperado estreno en Inglaterra de su técnico. Resultado gafas que no pudo romper Fernando Torres.

Los «blues» crecieron con la entrada de Nicolas Anelka, pero ni el poderío del banquillo londinense consiguió apartar a los de Tony Pulis de un punto que sabe a caza mayor. Le queda al Chelsea el consuelo de que sus vecinos aún no han asimilado la salida de Cesc y el Liverpool, pese a la ola de refuerzos, tampoco supo ganar.

Respira el Leverkusen

La Bundesliga dejó para el final uno de los mejores partidos del programa y el Bayer Leverkusen para el postre el gol que le daría la victoria. Tocó sufrimiento en el Bay Arena, donde tuvieron que esperar hasta el minuto 86 para ver cómo su capitán, Kadlec, cabeceaba el único tanto de la tarde.

Primeros puntos para los de Robin Dutt, que se topan en mitad de la tabla con el Bayern de Múnich. Los bávaros, grandes favoritos, ya habían interpretado el mismo guión el sábado. Y así el Mainz, que persigue el imposible de sorprender por tercer año consecutivo, puede disfrutar del liderato tras dos jornadas de liga.

En la misma tarea está enfrascado el Hannover, el otro equipo que cuenta sus partidos por victorias. Apenas pueden seguir su ritmo Stuttgart y Borussia Monchengladbach, supervivientes en ese rosario de pinchazos que ha protagonizado el comienzo del campeonato doméstico alemán. Porque ocurre siempre. Todo son nervios en las puestas de largo.