Internacional

La primera víctima del FifaGate

Jorge Alejandro Delhon, abogado y uno de los hombres en el ojo del huracán, se arrojó a las vías del tren

CARMEN DE CARLOS
Corresponsal en Buenos AiresActualizado:

El FIFAgate y su largo brazo argentino se cobró la primera víctima mortal. Jorge Alejandro Delhon, abogado y uno de los hombres en el ojo del huracán en la trama de corrupción local, se arrojó a las vías del tren el martes por la noche.

Miembro del equipo que gestionaba el antiguo espacio de la televisión pública, Futbol Para Todos (FPT), -iniciativa bajo control del Gobierno de Cristina Fernández-, se suicidó después de que Alejandro Burzako, pseudoarrepentido y exCeo de la productora «Torneos y Competencias», le identificara como uno de los dos funcionarios del 'kirchnerismo' (el otro es Pablo Paladino) que recibió cuatro millones de dólares en sobornos.

Delhon, según testimonio del maquinista, echó a correr en dirección al convoy y se arrojó a las vías sin que diera tiempo a detener el ferrocarril. Los insistentes pitidos desde la locomotora no disuadieron al hombre que había elegido la línea del tren Roca, en la localidad bonaerense de Lanús, para quitarse la vida. En uno de los bolsillos (iba de traje y chaqueta) se descubrió una hoja de papel donde estaba escrito de su puño y letra un mensaje desconcertante para su familia. «Los amo, no puedo creer».

Afín al kirchnerismo Delhon, en el 2003, fue vicepresidente del Ente regulador del Agua (ETOSS), posteriormente estuvo al frente del Registro Nacional de Infractores a la Ley del Deporte y de ahí daría el salto a Fútbol Para Todos (FPT), la plataforma de negociación con los clubs y transmisión de los partidos de la liga y de otras categorías y competencias. Pero FPT también fue la caja de resonancia política del kirchnerismo que aprovechaba como aparato de propaganda política y electoral.

El hombre que le tendió el puente para aterrizar en FPT fue Pablo Paladino, el otro acusado por Burzaco de repatirse los cuatro millones de «coima» (soborno). Conmocionado por la muerte de su amigo, en declaraciones a Radio con Vos y otras emisoras, Paladino dio la patada hacía arriba para atribuir toda la responsabilidad de la ingeniería jurídica de los contratos de transmisión de los partidos a la expresidenta, Cristina Fernández, a su círculo íntimo. «Zannini (Carlos, ex secretario Legal y Técnico), Máximo Kirchner y Cristina Fernández eran quienes se sentaban con Julio Grondona (hasta su muerte eterno capo de la AFA, Asociación de Fútbol Argentino) y discutían. Nosotros (él y Delhon) sólo hablábamos de cuestiones operativas que tenían que ver con los horarios de los partidos».

En la descripción del modus operandi de los mencionados contratos bajo sospecha, recordó. «Burzaco en los últimos años de Grondona se transformó en el hombre fuerte del fútbol argentino. De su mano se sentó en los sillones más importantes del gobierno argentino». Los sobornos recibidos, presuntamente, serían para facilitar el ingreso de la televisión privada en la transmisión de los partidos que se emitían, en directo, por la pública.

Alejandro Burzaco, exCEO de la productora de contenidos de los canales deportivos más importante no sólo de Argentina sino de otros países de Latinoamérica, se entregó en el 2012 a la justicia (después de negociar condiciones) cuando estalló el escándalo del FIFAgate y su nombre se colocó en letras de molde, en órdenes de busca y captura internacional de Interpol. Pasó una temporada bajo arresto domiciliario en Suiza y luego fue extraditado a Estados Unidos donde confesó. Esta semana, en su última declaración en Nueva York (en libertad bajo fianza) acusó a los argentinos. Su testimonio es el que parece haber precipitado que Delhon decidiera suicididarse y, presumiblemente, evitar terminar en la cárcel.

Paladino contraatacó y calificó sus palabras de, «manotazos de ahogado de un delincuente que busca mejorar su situación procesal». Dicho esto, añadió, «Evidentemente tiene un acuerdo con alguien para ensuciar el Fútbol Para Todos» porque «lo llaman a declarar en una causa por compra de derechos de mundiales y copas de américa, en una causa que se circunscribe a dirigentes de FIFA y de Conmebol y este hombre sale a hacer esta declaración. Está claro que responde a alguien» insistió.

Excoordinador del espacio FPT Paladino fue una de las últimas personas que habló con Delhon. «-Viste, Pala, lo que dijo este hombre… ¿Cómo puedo estar involucrado yo en todo esto?», asegura que le comentó su amigo. «Lo sentí –añade- avasallado… Volvía de trabajar como todos los días, en tren, apesadumbrado».

Al terminar la conversación intentó volver a conectactarse con él pero ya no pudo. «Estoy viviendo una pesadilla. Es mi amigo. Su familia, Sus hijos. Es un hombre que no tiene nada que ver con la política», repetía. A su juicio, «empezó a mirar las redes sociales y no soportó ver esas acusaciones de un delincuente como Alejandro Burzaco. Se deprimió absolutamente». El resto, ya es historia, trágica, conocida.

¿Qué era Fútbol Para Todos?

Fue un espacio de la televisión pública argentina ideado por el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, con su hijo Máximo Kirchner y el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini para la retransmisión gratuita de partidos de primera división (y luego de segunda, finales de la Copa Libertadores y Copa Sudamericana). La corrupción en la gestión salpicó al Gobierno y a la AFA (Asociación de Fútbol Argentina) además de suponer un agujero negro en las menguadas arcas del Estado.

¿Por qué estalló el escándalo con el FTP?

El Gobierno de Cristina Fernández lo utilizaba, sistemáticamente, como aparato de propaganda política y herramienta electoral. Asimismo, las finanzas estaban bajo sospechas y la justicia federal investigaba la gestión irregular de los fondos públicos. De telón de fondo asomaban sobornos, pagos con cheques a plazos para cobrar en casas de cambio bajo sospecha y el desvió de millones de dólares. Cristina Kirchner le arrebató el negocio a las cadenas privadas (de pago por cable) pero desde su creación, en el 2009, nunca fue rentable.