El Wanda Metropolitano, en el Atlético-Barça del pasado curso
El Wanda Metropolitano, en el Atlético-Barça del pasado curso - EFE
Primera Iberdrola

Primera Iberdrola, año cero

La liga femenina, cada vez más ilusionante, presenta nombre y cartel de lujo en la temporada 2019-2020

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Después de un verano de incertidumbres y desafíos, la liga femenina comienza hoy una de sus temporadas más ilusionantes. Porque ya no busca un hueco entre los campos de fútbol ni las televisiones, sino porque aspira a consolidarse como un producto de calidad que atraiga por igual a aficionados a los estadios y a las audiencias. Es la Primera Iberdrola, la liga que toma impulso en todos los años anteriores y que, con el respaldo de la Federación Española de Fútbol, pretende dar un paso más en la profesionalidad, la visibilidad y la presencia en el día a día del fútbol mundial.

Son 16 equipos (y 32 en la segunda división, llamada Reto Iberdrola) los que aspiran al título liguero, pero también a levantar la Copa de la Reina y, como novedad en este curso, la Supercopa. Una ambición que se ha traducido en un centenar de fichajes, de los cuales, casi la mitad, son de jugadoras extranjeras. La Liga española, por fin, como escaparate para atraer el talento foráneo y, también, para que regresen las pioneras de un fútbol que ya tiene su base sólida en España.

En esta temporada llena de retos para todos los equipos, se presenta como un paso más hacia la profesionalidad y la normalización del fútbol entre las mujeres. Por primera vez será obligatorio que todas las jugadoras lleven el nombre en la camiseta, algo que ya venían haciendo algunos de los clubes que comienzan este fin de semana el camino hacia la conquista del título.

Clubes que, para poder integrar esta Primera Iberdrola, deben mirar con cariño hacia la cantera, pues solo pueden participar quienes tengan, al menos, tres equipos más de categorías inferiores. Un guiño hacia el futuro que la Federación ha hecho hincapié como apuesta definitiva por consolidar un modelo transversal y que ofrezca frutos tan brillantes para la selección nacional como el subcampeonato del mundo sub 19 o el oro continental de la sub 17. «El fútbol femenino es una prioridad para la Federación y juntos trabajaremos para lograr que en seis años las niñas y jóvenes españolas practiquen el fútbol como deporte mayoritario en este país. Además de avanzar en la profesionalización y fomentar el fútbol base, alcanzando la excelencia y la máxima calidad en nuestras selecciones nacionales», expuso Luis Rubiales en la presentación de Primera Iberdrola, que cuenta con el respaldo de la empresa energética hasta, al menos, 2025. «Es nuestro compromiso y nuestro convencimiento de la necesidad de conseguir la plena igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la sociedad», subrayó Ignacio Galán, presidente de Iberdrola.

Avanzar con cabeza

«Todos los que estamos aquí, Federación, clubes, jugadoras, Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), tenemos que comprometernos para que el fútbol femenino tenga capacidad de crear por sí mismo. Crecer, profesionalizar, para que la administración sea consciente de que la igualdad ha de ser una apuesta comprometida», explica para ABC María José López, responsable jurídica de la AFE.

Según anunció la Federación, en esta campaña se destinarán 20 millones de euros de forma directa, que se sumarán a las ayudas otorgadas por las territoriales. «Va a ser un campeonato en el que los clubes van a tener más recursos y en el que la Federación va a contribuir con una bolsa común con la riqueza que genera la selección para que ayuden también a los clubes que más lo necesitan. Tanto en Primera como en Reto Iberdrola», señaló el presidente de la RFEF.

Tres partidos televisados

La Federación también continuará el trabajo que se venía desarrollando en temporadas pasadas por dar visibilidad a las jugadoras. Serán tres los partidos que se retransmitirán cada jornada en canales de máxima audiencia y también a través de plataformas online. Y, al menos, tres encuentros de la Reto Iberdrola. «El fútbol ha evolucionado muy bien en estos últimos cuatro años. Hay un gran trabajo detrás por parte de los clubes, de la Federación y, sobre todo, de las propias mujeres. En el terreno de juego se han ganado la categoría profesional y hay que seguir en este camino», continúa López.

Lo que ningún ente quiere, y mucho menos las jugadoras, es que se den pasos para atrás. Les ha costado mucho llegar hasta aquí y solo quieren ver que las futuras generaciones no tengan los impedimentos que ellas tuvieron, ni las penurias ni las difíciles decisiones de elegir entre el fútbol y la vida. «Ya estamos en 2019. La sociedad ha evolucionado; está la Ley de Igualdad, y la población reivindica esta igualdad en todos los ámbitos de la vida. El deporte no puede ser menos. Como abogada en temas laborales, lo tengo que decir: que solo haya ligas profesionales masculinas es chirriante, pero el deporte es singular. La nueva Ley del Deporte definirá las ligas y se dará una lista de condiciones que deberán cumplir. Pero en el fútbol, el salto cualitativo y potente que queda por dar es el convenio colectivo», subraya López.

Por el momento, explica, hay muchas jugadoras de la máxima categoría que tienen contratos. Con diferencia de sueldos y, también, de figura, pues algunas firman a tiempo completo y otras a tiempo parcial. «Un convenio igualaría las condiciones mínimas. Además, uno de los requisitos que ha impuesto la Federación para esta temporada es algo que nos conviene mucho para todas: las comisiones mixtas, donde las jugadoras podrán acudir en caso de impagos, como ya hacen los jugadores masculinos. Es muy importante porque habrá un mayor control», añade.

Pero quedan goles por meter. «Un equipo técnico cualificado para el fútbol femenino, la obligación de aumentar las licencias porque eso significa que tienen contratos, que en las quinielas aparezca algún partido de la liga femenina, dar visibilidad para que las niñas crezcan con referentes, referencias y horizontes y dar normalidad», concluye López. Ellas están deseando que las árbitras den el pitido de inicio de partido. Comienza la temporada.