Leverkusen como solución a Genk
Emery da instrucciones a sus jugadores en el entrenamiento en Leverkusen - EFE
LIGA DE CAMPEONES

Leverkusen como solución a Genk

El empate con tufillo a derrota en Bélgica hace del duelo en Alemania una final en el ecuador de la fase de grupos

VALENCIA Actualizado:

La proyección de la imagen anodina y sin ambición del Valencia en el Genk Arena en la primera jornada de la liguilla de la «Champions» alcanza todavía hoy al equipo de Unai Emery, que se juega un porcentaje excesivamente alto de sus opciones de clasificarse para los octavos de final de la competición en Leverkusen. Aquel empate a cero en Bélgica, donde el propio Valencia, el Chelsea y el Bayer seguro contaron con sumar los tres puntos tras el sorteo de la fase de grupos de la Copa de Europa, pues se etiquetó al Genk como la «Cenicienta» del cuadro E, resulta más importante para las cuentas clasificatorias del conjunto de Mestalla precisamente porque de salida ya se sabía la dificultad de los enfrentamientos frente al Chelsea tanto en feudo valenciano (1-1) como en Stamford Bridge, además del encuentro de hoy en Alemania.

El Chelsea lidera el grupo con cuatro puntos, le sigue el Bayer Leverkusen con tres, siendo tercero el Valencia con dos, y cierra el Genk con el punto que le rascó, y celebró como si de una victoria gloriosa se hubiese tratado, ante los de Emery. Este es el escenario en el que se mueven los valencianistas antes de jugar el tercer encuentro y llegar al ecuador de la fase de grupos. Es decir, el duelo de hoy en el BayArena es una final para los españoles, pues una derrota y un triunfo británico, precisamente ante el Genk, les dejaría en una situación muy delicada.

«Tenemos que ganar o por lo menos puntuar, vamos con el objetivo de hacerlo lo mejor posible y lo mejor es ganar. Nos jugamos mucho y si queremos tener posibilidades de pasar a octavos es un partido clave y hay que ganar», concretó ayer Miguel Brito, quien será titular ante el Bayer, antes de que partiese hacia el vuelo valencianista hacia Alemania.

Para enderezar el rumbo, el Valencia deberá, sobre todo, alejarse de aquella insustancial imagen ante el Genk o más reciente en encuentros ligueros ante el Granada (1-0) y Mallorca (1-1), que han conllevado dudas en el entorno respecto a la ambición y la autoexigencia de Emery y sus jugadores, cada cual con su cuota de responsabilidad, en no pocos partidos. La mejor cara del Valencia se ha visto en los partidos ante el Barcelona o el Chelsea, pero ante rivales inferiores el equipo ha mostrado deficiencias. En Leverkusen, donde el equipo valenciano encontrará un estadio lleno que aprieta de principio a fin, será momento de ponerse el mono de trabajo ante un Bayer poderoso físicamente.

Más protagonistas

No solo esto tendrá que cambiar el Valencia. En las últimas citas han sido protagonistas los porteros Vicente Guaita (Liga) y Diego Alves («Champions»), además de la pareja de centrales que forman Adil Ramí y Víctor Ruiz. Será demasiado peligroso y estos tienen mucho trabajo. Preocupa además la falta de profundidad mostrada por los valencianistas. Los de Emery tienen el balón, pero no acaban de encontrar los caminos adecuados para generar peligro real más que en las jugadas a balón parado. En esto, por cierto, los alemanes son fuertes. Por último, el equipo necesita sumar protagonistas. A excepción del gol que dio el triunfo de Canales ante el Granada, en todos aquellos partidos en los que Roberto Soldado no ha marcado el Valencia no ha ganado. También tienen responsabilidad goleadora los Piatti, Jonas, Canales, Aduriz o Pablo.

Mathieu y Alba, juntos

El técnico valencianista tiene desplazada a toda la plantilla —excepto Maduro que se encuentra en Holanda recuperándose de una intervención quirúrgica— en Alemania. No obstante, parecen fijos en el once Diego Alves; Miguel, Ramí, Víctor Ruiz y Jordi Alba en la defensa; Banega en la organización del juego; Pablo y Mathieu por las bandas; y Soldado en la punta de ataque.

El Leverkusen está algo alejado de la imagen rocosa y poderosa que le dio la pasada campaña el subcampeonato en la Bundesliga. Es octavo. Sin embargo, no deja de ser un conjunto que tiene una idea muy clara de juego —fuertes en el juego aéreo, rápidos por las bandas y correosos en el medio campo—. Ballack lidera a un grupo de futbolistas jóvenes.

Reinartz —central— y Kadlec —lateral izquierdo—, sin olvidar a Gonzalo Castro, mandan en la defensa del equipo de Robin Dutt. Rolfes da equilibrio en la medular. Jugador fijo en el Bayer y en la selección germana, que está bien acompañado por Lars Bender. El gigante Stefan Kiessling es el goleador del equipo, aunque está por debajo de sus números del pasado curso.