Un imparable Bayern de Múnich mide sus fuerzas con el Nápoles
Mario Gómez, el temible delantero del Bayern Munich - efe
LIGA DE CAMPEONES

Un imparable Bayern de Múnich mide sus fuerzas con el Nápoles

El Manchester United, flojo en Champions, juega contra el rumano Otelul Galati, y el Inter de Milán visita al Lille

MIGUEL MUÑOZ
Actualizado:

El gran partido de la jornada de Champions de hoy es el Nápoles-Bayern Múnich. El conjunto alemán ha tenido un comienzo arrasador, y es líder en el grupo del Villarreal —probablemente el más complicado— con seis puntos y dos triunfos incontestables: 0-2 en el Madrigal contra el Villarreal, y 2-0 en la capital bávara ante el Manchester City.

Los de Jupp Heynckes van a por todas. Lideran cómodamente la Bundesliga alemana con 22 puntos y una sola derrota, tienen al máximo goleador —Mario Gómez— y en su último encuentro destrozaron al Hertha (4-0). Pero los napolitanos son un rival correoso, aunque su reciente derrota en casa con el Parma (1-2) los ha alejado de los puestos de cabeza en la liga italiana. Su tridente Hamsik-Cavani-Lavezzi es su mejor arma.

El Manchester United, último finalista de la Champions, puede empezar a preocuparse si hoy no gana en Rumanía ante el Otelul Galati, farolillo rojo de su grupo. La andadura europea del conjunto inglés ha sido decepcionante hasta ahora: 1-1 fuera de casa ante el Benfica, 3-3 en Old Trafford contra el Basilea.

La victoria, en principio no parece demasiado complicada: el Otelul es un debutante en Liga de Campeones, el último equipo milagro del fútbol rumano: la temporada pasada conquistó por primera vez el título de liga, rompiendo por cuarto año consecutivo el liderazgo de los equipos de Bucarest.

El campeón de 2010, el Inter de Milán, se estrelló en casa en su noche de estreno europeo frente al Trabzonspor turco (0-1). Aunque repuntó gracias a una sufrida victoria al CSKA de Moscú (2-3). Hoy mide sus fuerzas con el Lille, vigente campeón de la "Ligue 1" francesa, que en Champions lleva encadenados dos empates.

Los franceses, tras cinco empates consecutivos entre liga y copa, se han recuperado del bajón con dos victorias seguidas, la última fuera de casa contra el Auxerre (1-3). El Inter, sin Diego Forlán disponible para la Champions, busca desquitarse tras dos derrotas ligueras ante el Nápoles y el Atalanta, que le han dejado hundido en los puestos de descenso y dejan en una posición muy delicada a su nuevo técnico, Claudio Ranieri, que llegó en la quinta jornada liguera de los milaneses para remontar el vuelo del equipo.