Ramón Ismael Coronel durante un partido
Ramón Ismael Coronel durante un partido - Liga Regional Norteña de Fútbol
Fútbol argentino

Un portero de 17 años muere tras parar con el pecho un penalti

Ramón Ismael Coronel se desvaneció tras contener el lanzamiento en un encuentro de la Liga Regional Norteña de Fútbol

Actualizado:

Argentina está de luto. Ramón Ismael Coronel, un joven portero de 17 años, ha fallecido tras recibir un pelotazo en el pecho al parar un penalti.

«Piki», como era apodado, era el encargado de defender la portería en el equipo Unión de Golondrina, y el partido, que formaba parte de las fiestas patronales celebradas en honor de la Virgen de Itatí, se resolvió por penaltis tras finalizar en empate a puntos.

El joven arquero paró el disparo, corrió junto a sus compañeros para celebrarlo y cayó al suelo. Murió antes de llegar al hospital.

El encuentro se disputó el pasado martes por la noche en Paraje San Manuel, una pequeña localidad argentina ubicada en el Departamento General Obligado de la Provincia de Santa Fe, en el norte, a unos 50 kilómetros de Reconquista.

Varios testigos del accidente señalaron que no había ambulancia, por lo que fueron algunos vecinos del lugar los que trasladaron al adolescente hasta el Hospital de Reconquista en una furgoneta.

Al ser ingresado, los médicos informaron de que el joven futbolista presentaba una parada cardiorrespiratoria y no fue posible reanimarlo pese al esfuerzo realizado por los servicios sanitarios.

Alejandro Rodríguez, fiscal del Ministerio Público de la Acusación de Reconquista (MPA), consideró, tras investigar el suceso, que se trató de «una fatalidad», por lo que no se ha ordenado la realización de una autopsia.

Los organizadores de la Liga Regional Norteña lamentaron lo ocurrido: «Acompañamos a la familia y al club Unión de Golondrina en este difícil momento», expresaron en un comunicado emitido en sus redes sociales.

Por su parte, el padre del joven fallecido, Eduardo Coronel, expresó: «Lo único que puedo decir es que no entiendo por qué en el encuentro no había una ambulancia».