Neymar podría tener contados sus días en el PSG
Neymar podría tener contados sus días en el PSG - AFP
Fichajes

El Barcelona le pide a Neymar que se moje

El club azulgrana pretende que el jugador diga públicamente que quiere jugar en el Camp Nou

BarcelonaActualizado:

Mantenía el Barcelona la calma y trataba de manejar los tiempos para lograr el regreso de Neymar, sin alterarse ante la intransigencia del PSG, hasta que surgió la información de que el Real Madrid se hiciera con sus servicios. La posibilidad de que Nasser Al-Khelaifi se mostrase más receptivo con una hipotético interés de Florentino Pérez alteró la hoja de ruta de Josep Maria Bartomeu, que desoyendo los consejos de la mayoría de sus directivos, no está dispuesto a que Neymar acabe siendo la estrella del Bernabéu. Desde el entorno del club culé desconfían del interés verdadero del Madrid e intuyen que pueda ser una maniobra destinada a encarecer la operación. Con el club blanco más pendiente de Mbappé y el PSG deseando recuperar la inversión de 222 millones realizada hace dos años, los catalanes tratan de mantener su postura de no entrar en una puja. En este sentido, la permuta se perfila como la opción escogida por el Barça, que incluiría a Coutinho, a Rakitic e, incluso, a Umtiti o a Dembélé en el trueque.

De todas formas, tampoco acaban de fiarse del entorno del futbolista tras el rosario de desencuentros vividos y la forma de negociar de «O pai do craque». Saben que Neymar quiere marcharse del PSG, que el Barça es su opción preferida pero que si no puede regresar al Camp Nou no descarta cualquier otro club. Y más después del encontronazo sufrido el pasado domingo, en el que durante la disputa del partido ante el Nimes, fue insultado por la afición parisina, que le quiere fuera del club. Por este motivo, el Barcelona le ha pedido a Neymar un gesto público. No le valen los guiños realizados hasta ahora (recordó la histórica remontada del equipo azulgrana ante el PSG en la Champions durante una entrevista como el mejor momento vivido sobre un terreno de juego), sino que le piden que se pronuncie públicamente y diga de forma clara que el equipo al que le gustaría volver es el Barça.

Descartar al Real Madrid

No gustó la foto que recientemente publicó junto a Zidane y que se interpretó como un acercamiento al Madrid. Desde la cúpula directiva culé consideran que una manifestación de tal calibre eliminaría al club blanco de la carrera por ficharle. Florentino se vería obligado a descartar una faraónica y discutida operación para traer a un futbolista que ya en 2013 prefirió jugar de azulgrana y que ahora, públicamente, diga que prefiere jugar en el Barça. Además, forzaría a Al-Khelaifi a avenirse a las propuestas culés.

El mensaje le ha llegado a Neymar y sabe qué es lo que tiene que hacer si quiere salir de París rumbo a El Prat. El vestuario culé ha sido el emisario. Durante estas dos giras que el club ha realizado por Japón y Estados Unidos, han sido varios los jugadores que se han manifestado sobre la conveniencia del regreso de Neymar, pero el más claro ha sido Piqué. Yel central nunca habla en vano. En más de una ocasión suele actuar de portavoz de la entidad y en este caso ha sido una de ellas. La prueba es que sus declaraciones fueron recogidas por la web oficial del Barcelona, que no suele tratar ningún tema polémico, espinoso y, mucho menos, de mercado. «Creo que la operación es muy complicada, es jugador del PSG. Estaría encantado de tenerlo aquí aunque tiene que ser Neymar el que se manifieste. Claro que hablamos con él, pero no es oportuno confesar conversaciones privadas. Es él el que tiene que salir a hablar. Es un crack dentro y fuera del campo y nosotros esperamos acontecimientos», explicó Piqué.

Su abogado en el club

Si Neymar da el paso (las críticas del domingo le pueden ayudar) Bartomeu forzará la máquina. Desde el club francés ya han reconocido conversaciones y negociaciones avanzadas y la presencia ayer en las oficinas del Barcelona de Juan de Dios Crespo, abogado que depositó la cláusula de rescisión en nombre de Neymar hace dos años, alimentaron las hipótesis