Palermo se rompe una pierna al caerse un muro cuando celebraba su gol

VALENCIA. ABC
Actualizado:

Martín Palermo, delantero argentino del Villarreal, fue ayer víctima de la euforia propia de la consecución de un gol. El ex jugador del Boca Júniors sufrió una doble fractura de tibia y peroné en la pierna izquierda, con posibles daños en los ligamentos de la rodilla, durante el partido de Copa del Rey que su equipo  disputó anoche en Valencia frente al Levante. Palermo estará apartado de los terrenos de juego unos seis meses y se perderá lo que resta de temporada.

Todo ocurrió cuando el ariete del Villarreal  anotó el gol de su equipo en el minuto 98 de la prórroga. Entonces, y con la euforia del momento, Palermo fue a  festejarlo con los aficionados de su equipo que se habían desplazado a Valencia, lo que  provocó que la avalancha de seguidores derrumbara un pequeño muro y  que éste cayera sobre su pierna izquierda.

OPERADO ANOCHE DE URGENCIA

Inmediatamente, Palermo fue retirado del campo en camilla y trasladado en ambulancia a la clínica 9 de Octubre de Valencia, donde tras una primera exploración del jefe de los Servicios Médicos del Villarreal, Fernando Arnau, se confirmó la doble fractura. El delantero argentino entró en el quirófano minutos después de la una de la madrugada para ser operado por el doctor Enrique Gastaldi, cirujano de este centro hospitalario y que opera habitualmente a los jugadores del Villarreal.

Aunque oficialmente no se ha comunicado el plazo de recuperación  que necesitará el jugador, para Palermo podría haber concluido la actual temporada, ya que este tipo de lesiones suele necesitar un periodo de inactividad de unos seis meses.

El Villareal fue muy crítico con lo ocurrido. El presidente de la entidad, Fernando Roig, no entendía «cómo en un campo de fútbol pueden pasar estas cosas. Nos encontramos ahora con un jugador lesionado muy grave por culpa de no tener las cosas en condiciones», añadió el dirigente.

Ya en el terreno estrictamente deportivo, el Villarreal, después de acabar la prórroga con empate a un gol, eliminó al Levante en la tanda de penaltis por 5-4 y se clasificó finalmente para los octavos de final de la Copa del Rey.