Una imagen del estadio Wanda Metropolitano - Ignacio Gil

El pacto entre el Gobierno y Podemos amenaza al fútbol

La subida de impuestos programada en los nuevos Presupuestos supondrá una pérdida de empleos en los clubes y una diáspora entre los futbolistas

Actualizado:

Anda revuelto el mundo del fútbol, con fuego cruzado por el partido en Miami o la lucha de poder entre Tebas y Rubiales. Batallas menores que pueden quedar aplazadas por la nueva amenaza común que pone en peligro a toda la industria del deporte y, en especial, a la del balompié. Los nuevos Presupuestos Generales del Estado (PGE) pactados por PSOE y Podemos incluyen una subida del IRPFa las rentas más altas, incrementos impositivos al ahorro y un ascenso sobre la base del impuesto de sociedades. Medidas todas ellas que golpean de manera directa a uno de los motores económicos del país y que han puesto en pie de guerra a la patronal y a los sindicatos del fútbol español.

«Estamos preocupados, porque en última instancia vamos a ser los clubes los que más notemos todas esas subidas de impuestos. Por eso, estamos en conversaciones ya para ir todos a una y tratar de buscar una solución antes incluso de que esos presupuestos se aprueben formalmente», explica a ABC José Luis Ortas, director general del Huesca. El conjunto aragonés, uno de los más modestos de primera, sabe que parte de esa factura impositiva diseñada por el Gobierno recaerá en el fútbol profesional.

De hecho, según una estimación hecha por la Liga, de los 326 millones que el PSOE y Podemos esperan recaudar con el incremento del IRPFy los impuestos al ahorro 80 saldrán directamente del bolsillo de los jugadores.

Los futbolistas han puesto ya el grito en el cielo. Creen que no pueden ser tratados de la misma forma que otros grandes salarios, porque su carrera es mucho más corta que, por ejemplo, la de un alto directivo. «Percibimos una renta irregular, que cobramos durante pocos años y que debemos utilizar y administrar a la finalización de nuestra carrera deportiva», señala el comunicado de uno de los sindicatos, «Futbolistas ON».

Marcha al extranjero

En el mismo sentido se expresa AFE, el sindicato mayoritario, que reclama un régimen especial «con el fin de conseguir que su tributación se adapte a las características de su carrera profesionales». Además, hace hincapié en que sería importante que «los futbolistas puedan deducirse los gastos necesarios para su actividad como ocurre con otros deportistas».

«Los futbolistas asumen que deben contribuir a financiar el estado de bienestar, pero exigen medidas especiales por lo corto de su carrera»

Según los PGE, el incremento del IRPF para rentas superiores a 130.000 euros será de dos puntos porcentuales y de cuatro para las de más de 300.000. «En esencia, eso repercutirá en el 75 por ciento de los futbolistas profesionales. Ya antes de esta subida éramos la liga con peores condiciones fiscales, y si acaba aplicándose este incremento veremos cómo aumenta la brecha con otros campeonatos como la Premier o el Calcio», apuntan fuentes de la Liga.

El horizonte pinta mal para el fútbol español, que actualmente aporta 1.300 millones en impuestos, su actividad supone un 1 por ciento del PIB y da de comer de manera directa a 100.000 familias. De hecho, ya son muchos los jugadores que prefieren jugar en otros campeonatos que les ofrecen salarios con mejores condiciones. «La presión fiscal que tienen aquí es brutal y si se aprueban estas medidas, la situación va a ser peor. Muchos acabarán yéndose. Hace tiempo que el futbolista de perfil medio ha dejado de buscar sitio en España para hacerlo en otras ligas que tienen menos impacto fiscal para sus salarios», afirma a ABC Álvaro Torres, director de fútbol de la agencia de representación «You First Sports».

Los clubes también sufrirán los cambios introducidos por PSOEy Podemos. Sobre todo en lo que se refiere al Impuesto de Sociedades. Según la estimación de la patronal, si se aprueba la subida prevista, los clubes pasarían de pagar 407 millones este año a unos 450 la temporada que viene. «Eso son puestos de trabajo que se destruyen, porque ahora que los clubes empiezan a ver sus cuentas saneadas, pueden ver cómo se frena su recuperación», explican desde la Liga, que ha transmitido a los equipos su preocupación mediante una carta enviada hace unos días. La patronal y los sindicantos confían en que el Gobierno rectifique y tenga en cuenta sus reivindicaciones. Es significativo que se hayan puesto de acuerdo.