Pablo Machín
Pablo Machín - Marc Martí/Diari de Girona
Fútbol

Pablo Machín: «Hasta ahora siempre había pensado que nuestra liga era la mejor»

El exentrenador del Sevilla habla de la irrupción de la Premier y considera que Mbappé terminará ganando el Balón de Oro durante muchos años

SevillaActualizado:

Apenas han pasado algo más de dos meses de ser destituido como entrenador del Sevilla y Pablo Machín puede ver ahora la vida sin los focos mediáticos y pasionales que provoca el ritmo constante de los partidos. La mayoría de los encuentros, apunta, los ve ahora en diferido y dedica gran parte de su tiempo para disfrutar de su familia. «Suelo llevar a mis niñas al colegio, también a las actividades extraescolares, pero ellas están en esa edad en la que les da un poco de vergüenza que reconozcan a su padre. Eso sí, la pequeña (tiene siete años) no hay día en el que no me pida que le firme un cromo. Se lo lleva y lo cambia por otros que le interesa», apunta entre bromas.

Machín reconoce que tiene ganas de volver a un banquillo, si bien ya descartó la oportunidad de dirigir a un equipo de un «país exótico». Está a la espera de que sus agentes le confirmen algo más que unos simples contactos para volver. Eso ya es trabajo de los representantes. «Sí que hay algunos ofrecimientos, intercambio de información. Pero nada más». Ante la salida de si pudiera ser el Betis, Machín asegura que él no ha hablado con nadie del club verdiblanco, si bien no cierra la puerta. «Yo, evidentemente, tengo una vinculación con el Sevilla por esta etapa, pero entiendo que los entrenadores somos profesionales abiertos a entrenar donde nos quieran. Creo, si no me equivoco, que Juande Ramos entrenó a los dos equipos. Y Luis Aragonés, ¿no? ¿Si me ha llamado el Betis? Si te soy sincero, a mí no me ha llamado el Betis. ¿Y a mi agente? La labor de todos los agentes es hablar con todos los clubes, como con los futbolistas», dice sin querer entrar en más detalles.

A pesar de ser destituido en el Sevilla, Machín guarda un gran recuerdo de su etapa en el conjunto nervionense y reitera que lo dio todo: «Sé, a ciencia cierta, que he hecho un buen trabajo. Puse el 110% de lo que puedo en beneficio del Sevilla. Estuve las 24 horas pensando en el Sevilla y un ejemplo de ello es que no me llevé a mi familia. Sólo, el Sevilla Fútbol Club. Seguro que la nota no es el sobresaliente. No pude acabar la temporada y eso significa que alguien no estaba contento. Pero un suspenso tampoco me pondría. Tener a un equipo casi el 90% de las jornadas en puestos de la Liga de Campeones es meritorio. Tenerlo en tres jornadas como líder, la última fue la trece, también. Cuando me destituyeron el Sevilla estaba en posiciones europeas, que era uno de los objetivo».

Hablando de Europa, Machín aprovechó para elogiar el buen hacer de los cuatro equipos clasificados para las respectivas semifinales de la Europa League y de la Champions, caso del Chelsea, Arsenal, Tottenham y Liverpool. «Siempre he pensado que nuestra liga era la mejor. Pero no porque lo diga yo, sino porque en los últimos años se ha notado con la presencia de nuestros equipos en las finales. Ahora todo es al revés. La fuerza de la Premier ha empezado a hacerse notar. Todo lo que ha ocurrido esta temporada desmonta en cierto modo mi teoría sobre nuestra liga. Los que reinan en Europa, hoy por hoy, son ellos. El poderío económico de la Premier está ahí».

Otra cosa bien distinta resulta cuando se le pregunta quién es para él el mejor jugador del mundo: «El mejor futbolista al que me he enfrentado es Messi. Otros vienen apuntando fuerte. Pero Messi es el mejor». Ante la pregunta de cuál podría ser el sustituto de Messi, Machín prefirió responder con cautela. «Ahí está Mbap. Yo creo que como siga con esta evolución va a ganar el Balón de Oro muchos años».