Fútbol

La odisea de Ander Herrera con el voto por correo: «Es una vergüenza»

El futbolista del United denuncia en ABC las trabas para ejercer su derecho al voto, algo que le ha sido imposible, como a Mata y De Gea

Actualizado:

Dice Ander en su entrevista con este periódico que los futbolistas no viven ajenos a la realidad, y en su caso no es fachada esa reflexión. El futbolista vasco aprovecha la charla con ABC para denunciar la odisea que ha tenido que pasar por solicitar el voto por correo, de cara a las elecciones generales del próximo 28 de abril, para al final ni siquiera poder llevarlo a cabo: «Me parece una vergüenza el voto por correo. Lo único que han hecho es ponerme dificultades y trabas por todos los lados. Había que rellenar tantos documentos, firmar tantos papeles y esperar tantos pasos que parecía que me estaba comprando la Torre Eiffel o el Museo del Prado en lugar de poder ejercer mi derecho al voto en un momento en el que mi país pasa por una situación delicada».

Ander Herrera es consciente de que, ahora más que nunca, todos los españoles deben acudir a las urnas, y así se lo comentó a sus compañeros españoles en el United, De Gea y Mata. Los tres decidieron que había que votar y que darían todos los pasos necesarios, pero lo que no esperaban es que la burocracia fuera una película de terror: «No me parece normal que una persona que quiere votar para las elecciones de su país tenga que pegarse cuatro horas de coche para inscribirse. Y eso tenía que hacerlo de manera presencial y en unos días concretos en el consulado de Edimburgo, mientras jugaba partidos importantes en la Premier. La sensación que te queda es que lo hacen lo más complicado posible para no ejercer tu voto, cuando tendría que ser al contrario. Dan ganas de llorar».

El voto por correo siempre ha sido un tema de compleja comprensión y realización, pero en boca de un futbolista de élite suena aún más grosero. La mayoría de los españoles que salen de nuestro país lo hacen por las pocas oportunidades laborales que tienen aquí, y eso hace pensar que la mayoría de votantes españoles que viven fuera opten por una opción distinta al Gobierno actual, pensando en la mejora de un hipotético cambio: «David, Juan y yo hablamos de nuestro país y de política a menudo y creemos que era un momento para votar, pero nos lo han puesto imposible».

Tanto que ninguno de ellos lo ha hecho finalmente, privándoles de un derecho que se convierte en un tedioso camino para que acabes desistiendo: «Lo único que me queda es animar a mis compatriotas a ir a votar en masa. España lo necesita más que nunca».