Mourinho imperfecto, Mourinho perfecto
Mourinho ha cambiado su imagen. Se considera imperfecto. Saluda a todos los rivales. Y elogia a los árbitros - reuters
real madrid

Mourinho imperfecto, Mourinho perfecto

El técnico reconoce sus errores, con sus viejas y duras críticas arbitrales. El Real Madrid le considera futbolísticamente perfecto

madrid Actualizado:

«Soy imperfecto», dice Mourinho. Sus duras críticas a la UEFA después del espectáculo de Amsterdam, en octubre de 2010, donde forzó la quinta amonestación de dos jugadores ante las televisiones, fueron el aperitivo de una guerra total contra el máximo organismo del fútbol europeo. El mundo descubrió a un entrenador con mala imagen, nada sutil, demasiado claro. Declaró la guerra a la UEFA tras la expulsión de Pepe frente al Barcelona en las semifinales de la Champions (0-2). Criticó incluso a la UNICEF, la publicidad que portaba el Barcelona en su camiseta. Perdió el control. «¿Por qué, por qué, por qué?». Su queja dio la vuelta al planeta. El mundo le condenó mediáticamente. José Mourinho reconoce ahora que aquellas reacciones ofrecieron una mala foto de su persona. Por eso manifiesta ahora que es «un hombre imperfecto».

Diez imperfecciones

Sus imperfecciones no le impiden ser el preparador perfecto para Florentino Pérez. Estas son las diez imperfecciones que él delata. Y las perfecciones que el Real Madrid subraya. Vayamos primero con el capítulo negro. Ahora intenta corregir las siguientes diez imperfecciones que le señalaron con el dedo:

1, Su pérdida de dominio cuando el arbitraje le perjudica.

2, Sus duras críticas a los colegiados le crearon grandes enemigos. Lo pagó en el partido de vuelta de semifinales de la Champions, cuando se anuló al Real Madrid un gol legal, el 0-1, en el Camp Nou.

3, Sus polémicas en los aparcamientos de coches de los estadios, tanto en Gijón el año pasado como recientemente en Barcelona, han plasmado una imagen de que no sabe perder.

4, Su falta de respeto a ciertos periodistas en la sala de prensa, a los que se ha enfrentado en diversas ocasiones. Ahora ha bajado el pistón.

5, Sus críticas a otros entrenadores, como Guardiola y Preciado, desvelaron un deseo de pelea que no casaba con el Real Madrid.

6, Calentaba los ambientes de las visitas del Real Madrid con declaraciones que perjudicaban al equipo.

7, Su comportamiento con Pedro León no fue el adecuado de un entrenador con un futbolista. Hoy, el jugador del Getafe le ha llamado «individuo».

8, Sus polémicas internas con algunos profesionales del Real Madrid, especialmente con los internacionales españoles, descubrieron que había diferencias en la plantilla.

9, Su enfrentamiento con Jorge Valdano, para obtener el poder de decisión deportivo, pudo ser lógico desde el punto de vista de sus objetivos, pero el duelo dialéctico no fue edificante.

10, Su constante recurso a dejar en vilo su futuro nunca ayudó al Real Madrid. Y sigue sin decirlo con rotundidad para zanjar el caso.

Diez virtudes

Es imperfecto, pero manda en la Liga y posee el mejor balance en la Champions actual. Tiene muchas virtudes perfectas dentro del campo. Estas son:

1, Sus cambios de estrategia, con dos y tres variaciones tácticas en un partido, le han convertido en un número uno.

2, Su forma de conseguir el rendimiento de los futbolistas. Di María y Callejón son los ejemplos.

3, Su disciplina en los sistemas de juego. Exige trabajo defensivo a todos los futbolistas.

4, La excelente preparación física de su plantilla. Sus jugadores son superiores a la gran mayoría de los equipos.

5, Su primacía del esquema de juego sobre las individualidades. Nadie es titular fijo por su nombre.

6, Su manera de exponer a los jugadores que no hay once titulares, sino quince, que rotan según las necesidades de las competiciones. Hoy, por ejemplo, ha dado descanso a Callejón. Lo necesita para la visita dominical del Málaga.

7, Su cambio de comportamiento. Ahora se lleva bien con Preciado y se saluda amigablemente con todos los técnicos de los rivales. Salta al campo y felicita a los jugadores del Betis y de otros clubes.

8, Quiere dar una imagen de humildad. Habla de sus propios defectos y ensalza que otros (Guardiola) son más inteligentes en sus actuaciones públicas.

10, Evita toda clase de enfrentamientos, felicita a los árbitros o los salvaguarda si fallan. Es un Mourinho opuesto al de hace un año.