Mourinho opta al triplete

Mourinho opta al triplete

RAÚL COSÍN
Actualizado:

Camino de los cinco títulos en dos temporadas con el Inter de Milán anda Mourinho. Un genio para unos. Detestable para otros. El portugués es uno de los mejores entrenadores del mundo sin ningún tipo de duda, pues consigue que sus equipos hagan eso para lo que se diseñan los grandes clubes de elite. Ganar títulos. Sumar triunfos sea como sea. Y en eso anda el Inter de Milán que opta a lograr un triplete este curso -la pasada campaña ya se alzó con la liga italiana y la Supercopa-. Por lo pronto, ayer se proclamó campeón de la Copa de Italia. Mourinho y los suyos ganaron la Estrella de Plata ante la Roma de Claudio Ranieri en un partido durísimo, con más patadas que juego, que acabó con tangana y más de un aficionado saltando a la greña al césped cuando el choque llegó a su fin con el 1-0 en el marcador, obra del argentino Diego Milito -de los mejores junto a Samuel Eto´o-.

La Copa -sexta en las vitrinas interistas en su historia, dejando por detrás al Milán con cinco estrellas, aunque a tres de la Roma que lidera junto a la Juventus con nueve trofeos el ránking de campeones de la Copa Italia- es el primer título de la temporada que puede anteceder a la consecución este fin de semana del «Scudetto», para el que tiene una ventaja de dos puntos sobre los romanos a falta de la última jornada. Sería el segundo antes de enfrentarse a la opción de completar el triplete en la final frente al Bayern de Munich en el estadio Santiago Bernabéu con la Copa de Europa en juego.

El Inter que preside Massimo Moratti tiene la oportunidad de finalizar la campaña como el mejor - los títulos mandan- de Europa. Y Mourinho puede engordar todavía más su ego, que mantiene con un palmarés envidiable.

Ayer los «nerazzurri» sufrieron para doblegar a una Roma que intentó dominar el balón cuando no se preocupaba de devolver alguna patada que otra a sus rivales. En esto, en lo de recibir estopa, se llevó la palma Mario Bolatelli, quien llegó a desquiciar de tal forma a Totti, llevando a la expulsión del capitán romano a falta de tres minutos para el final con una patada salvaje. El tanteo pudo ser para los romanos si Juan o Risse hubiesen acertado a remontar el golazo de Milito en la primera mitad.

Francia. El Marsella se proclamó matemáticamente campeón de Francia casi dos décadas después de su último triunfo. El título lo logró de la mano de Deschamps tras vencer 3-1 al Rennes.