La celebración del Atalanta
La celebración del Atalanta - EFE
Patrocinado por:Santander
Serie A

El milagro del Atalanta

Con uno de los presupuestos más bajos de la liga italiana, los de Bérgamo han sido terceros y jugarán la Champions

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El fútbol italiano vive un milagro deportivo y económico. Se festeja el tercer puesto en el campeonato italiano del Atalanta, que podrá así jugar en la Champions la próxima temporada. Técnicamente, se considera un éxito parecido al que consiguió el Leicester cuando ganó la Premier League en el 2016 con el entrenador Claudio Rainieri. En un campeonato con poderosos equipos en grandes ciudades como Turín, Milán, Roma y Nápoles que tienen infinitamente más posibilidades económicas, la gran revelación ha sido el modesto Atalanta, equipo fundado en 1907 en Bérgamo, ciudad de 121.000 habitantes, capital de la homónima provincia en la región de Lombardía, a 50 kilómetros de Milán. Alcanzar la Champions es un resultado clamoroso que en Bérgamo lo están viviendo como un sueño, sobre todo si se tiene en cuenta que el Atalanta tiene el 14º presupuesto de la Serie A. Además de su tercer puesto en el campeonato, el Atalanta, tras eliminar a la Juventus, Cagliari y Fiorentina, estuvo a punto de proclamarse campeón de la Copa de Italia, cuya final perdió ante el Lazio en su estadio, el Olímpico de Roma.

La empresa del Atlanta ha sido posible porque el equipo está muy bien gestionado por la directiva que encabeza el presidente Antonio Percassi, un empresario y exjugador del Atalanta, y muy bien entrenado por Gian Piero Gasperini (61 años), quien ha logrado que sus jugadores realicen seguramente el mejor fútbol de este campeonato que se ha caracterizado por un pésimo juego en general. Con razón, el presidente de la Federación italiana de fútbol (Figc), Gabriele Gravina, considera que el Atalanta representa un modelo extraordinario: «El fútbol tiene necesidad de algo que no sea siempre lo previsible o lo que viene determinado por grandes dimensiones económicas, sino también por la programación. En este sentido, el Atalanta es realmente un modelo extraordinario para el fútbol italiano».

Para un equipo modesto, alcanzar un tercer puesto con derecho a jugar la Champions, supone «ir más allá de lo que son las reglas seguras, sucede una vez cada cincuenta años; no es una esperanza para todos, porque es en verdad un principio raro, pero es al menos una excepción que reconcilia con la idea de la gente», afirma el célebre comentarista deportivo Mario Sconcerti.

Desde el año 2017, el club de Bérgamo, que en los tres últimos años terminó con un balance económico positivo -el año 2018 lo cerró con 24,4 millones de euros de beneficios- realizando plusvalías de oro gracias a la revalorización de los jugadores realizada por su técnico Gasperini. Si el milagro deportivo está a la vista de todo el mundo, merece la pena también adentrarse en el milagro económico que resulta más desconocido. El salario de sus 24 jugadores en esta temporada ha sido de 27 millones de euros. El mejor pagado es el italo-argentino Alejandro Gómez, 31 años, que cobra 1,6 millones por temporada. Lo realmente sorprendente es que Zapata, internacional con Colombia, un delantero centro con gran fuerza física con un tiro potente, ha logrado mejor rendimiento que Cristiano Ronaldo. Por el delantero colombiano, el Atlanta pagó a la Sampdoria 26 millones de euros. Hoy su valor al menos se ha duplicado. Son muchos los casos de jugadores del Atalanta con extraordinaria plusvalía. Por ejemplo, Hans Hateboer, internacional holandés, fue comprado al Groningen por solo 200.000 euros y su ficha es de 300.000 euros por temporada. Hoy su valor sería de unos 20 millones de euros.

Un buen papel

En solo un año, la plusvalía que ha logrado Gasperini con su plantilla se eleva, según los técnicos, en unos 150 millones de euros. El entrenador espera algunos refuerzos y está seguro que su Atalanta «hará un buen papel en Champions». Su experiencia es limitada en este torneo: solamente un partido en 2011, cuando Gasperini entrenaba al Inter de Milán, perdiendo en casa contra el Trabzonspor turco. El Inter lo despidió después de cinco partidos. Eran otros tiempos. Hoy Gian Piero Gasperini es un entrenador cotizado y estimado, en el que han puesto los ojos equipos como la Roma, pero él ya ha dicho que seguirá en el Atalanta. Seguro que sueña con otro milagro.