«Mi mejor partido fue el de Glasgow»

J. ÁVILAMADRID. Íker Casillas alcanzó el túnel de vestuarios del Bernabéu a empellones amistosos de los jugadores del Zaragoza. Cada uno que le estrechó la mano le regaló una reprimenda. Desde su

Actualizado:

J. ÁVILA

MADRID. Íker Casillas alcanzó el túnel de vestuarios del Bernabéu a empellones amistosos de los jugadores del Zaragoza. Cada uno que le estrechó la mano le regaló una reprimenda. Desde su amigo López Vallejo, que le mandó a la «m...» antes de darle un fuerte abrazo hasta el entrenador maño, Víctor Fernández. «A ver cuándo coges un catarro y dejas de jugar algunos partidos», le dijo el técnico.

El portero del Real Madrid tuvo que soportar la desesperación de los rivales hasta después de pasar por la ducha purificadora. Sabía que les había estropeado la fiesta. Más generosos se mostraron sus compañeros. Diarra, Cannavaro, Guti, Miguel Torres, Raúl... abrazaron o besaron al «1» por su repertorio felino.

Buzón de teléfono saturado

Pero él no da importancia a este tipo de actuaciones. Sabe que los éxitos individuales están vacíos si no van acompañados de títulos. Ayer, la prensa nacional y parte de la internacional se volcó en elogios por su trabajo. No pasó por la zona mixta del estadio. Atendió al canal oficial del club y a un par de emisoras de radio antes de sentarse a cenar con unos amigos. Tenía prisa para recoger Los Reyes.

Este periódico se puso ayer en contacto con el portero. Se encontraba en su domicilio descansando (el equipo tuvo el día libre) y devorando varios capítulos de la serie de televisión «Prison Break». Su teléfono recibió entre el domingo y el lunes un aluvión de mensajes que colapsaron el buzón. Todos de la misma temática.

«No ha sido para tanto. El partido ante el Zaragoza fue uno más. Quizá tuve más trabajo que otros días, pero el desarrollo del partido era el esperado. Nosotros hemos disfrutado de un periodo largo de vacaciones en Navidad y luego cuesta coger el ritmo. Además, el rival tiene una de las mejores delanteras de la Liga. Ahí están los números. Diego Milito ha marcado 9 goles, por 7 de Oliveira; y 3 de Sergio García».

No cree en los reconocimientos

Con cerca de 500 partidos entre el Real Madrid y la selección es complicado encontrar el mejor. Él si lo tiene claro. «No fue el del domingo. Éste no creo que esté entre mis diez mejores actuaciones. Mi mejor partido fue la final de Glasgow ante el Bayer Leverkusen. Sólo fueron veinticinco minutos, pero importantísimos. Por las paradas y por lo que representó para mi futuro profesional».

Nunca ha sido amigo de levantar la voz para reclamar los títulos individuales. «No creo nada en los métodos de elección que se siguen para otorgar el Balón de Oro o el FIFA Player. Es más, estoy desencantado. Entiendo que es más fácil premiar a un delantero que a un portero, pero no admito que se diga que se valoran los títulos. Raúl o Roberto Carlos tienen un currículo como pocos en el fútbol europeo y mundial y no tienen esos premios. O ahí está el caso de Maldini. Ahora todo es fruto del marketing y se pierde la objetividad».